BUSQUEDA / BUSCAR

El origen de Papa Noel San Nicolás, El Verdadero Santa Video Documental Recomendado



San Nicolás de Bari fue un santo del siglo IV que se caracterizó por su predilección por los niños y pobres, y realizó innumerables milagros a favor de sus fieles en vida y después de muerto.
Categoría: Noticias y política
Etiquetas:
San Nicolás Santa Klaus de Bari Papa Noel Coca Cola Navidad Christmas

 

Fondos de Pantalla Navidad para Niños


Instrucciones:

Haga doble click sobre la foto escogida. Una vez abierta en su navegador (Explorer o Netscape) coloque el cursor sobre la imagen y presione el botón derecho. Escoja la opción "Establecer como papel tapiz." ¡Ya está lista la imagen en su computador!

1024 x 768
1024 x 768
1024 x 768



fuente
iglesia.cl

 

La alegría de preparar el pesebre


(Pesebre para armar con materiales preparados por la CECH)

El pesebre

Historia

Dios mismo inventó el pesebre, porque Él quiso que Su Hijo naciera en una modesta pesebrera de Belén, rodeado de unos humildes pastores, de animales y de la naturaleza.

Se cuenta que San Francisco de Asís hizo una representación en vivo del nacimiento de Jesús en el año 1223, instaurando una costumbre primero entre los franciscanos y luego entre las monjas clarisas.

Desde Europa esa tradición llegó a América. En el siglo XVII comenzó a hacerse costumbre en las iglesias de nuestro continente la instalación de un pesebre con figuras frente a los altares.

A las imágenes de la Virgen, San José y el Niño, se agregaban los Reyes Magos y los pastores y algunos animales.

Toda la comunidad ayudaba a prepararlo con tierra, ripio, arena, género, arpillera encolada y aserrín, entre otros materiales.
En Chile, progresivamente se incluyeron algunos elementos propios de nuestra cultura y geografía: trigo en fuentes de greda con tierra, canastos de mimbre, chupallas, frutos secos, etc. En algunos lugares se ponían juguetes tradicionales junto al niño (trompos, emboques, runrunes, caballitos de madera, matracas, palitroques, carretillas).

Frente al pesebre las familias dejaban regalos: primero eran los productos de las mismas familias (frutas, verduras, platos de comida). Luego regalos para los niños de menos recursos.

Hoy, en muchas iglesias las comunidades se esmeran por preparar un bello pesebre usando todo tipo de materiales, bambú, piedras, plantas, arena, tierra, etc.

Pero también esta tradición ha llegado a los hogares. En muchas familias progresivamente el pesebre ha pasado a convertirse en el símbolo principal de la Navidad. El árbol y los demás adornos tienen sentido cuando miran hacia el pesebre: cuando miran hacia Jesús.

Materiales

Las figuras del pesebre se pueden adquirir en centros artesanales o bien se pueden preparar en casa con papel y pegamento.
Aquí presentamos una Galería de imágenes para recortar.

Figuras del pesebre

  • El Niño Jesús (suele colocarse el día 24 de diciembre)
  • La Santísima Virgen
  • San José
  • Pastores (uno a tres)
  • Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar
  • Animales: un burrito, un buey, ovejas, uno o dos camellos. También se puede incluir gallos, gallinas, patos, conejos.
  • Estrella de Belén
  • Ángeles

Colocando las figuras en el pesebre

- Se pueden poner todas las figuras desde el primer día, exceptuando la imagen del Niño, que suele ponerse el día 24 por la noche.
- Se pueden poner las figuras en los últimos nueve días, junto al rezo de la novena

    • Día 1 Estrella de Belén
    • Día 2 Burro (puede ser junto al perro y el gato de las imágenes)
    • Día 3 Buey (puede ser junto a las llamas de las imágenes)
    • Día 4 Ovejas
    • Día 5 Los Pastores (pueden ser los campesinos)
    • Día 6 Los Reyes Magos (y sus camellos)
    • Día 7 San José
    • Día 8 La Santísima Virgen
    • Día 9 El Niño Jesús

Completando el pesebre: ¡Jesús ha nacido!

El 24 de diciembre, después de haber participado en la Misa del Gallo, la familia regresa al hogar y se vive en familia solemnemente el momento en que la figura del Niño Jesús se coloca en el pesebre.

Ojalá la imagen del Niño (debidamente guardada en un lugar importante que todos recuerdan) sea llevada en sus manos por la persona más pequeña del hogar (si no hay hijos, pueden llevarlo juntos los padres) y colocada en el pesebre.

Los demás pueden acompañar cantando Noche de Paz, Gloria cantan en el cielo, u otro villancico.

Es importante guardar este momento en la galería de momentos importantes familiares. Por eso si se puede filmar o tomar fotos, bienvenido.

Una vez que se completa el pesebre, se recomienda no desarmarlo al menos hasta la fiesta de la Epifanía.

 

La verdadera historia del Árbol de Navidad

La verdadera historia del Árbol de Navidad
© Iglesia.cl

Cuando la guatita de la Virgen María estaba muy muy grande porque estaba a punto de nacer Jesús, el Padre Dios hizo saber esta gran noticia a muchos seres vivientes.

A través de los ángeles y de la estrella, fueron invitados unos magos de oriente; unos humildes pastores, muchos animales y también toda la naturaleza.

Un pino muy pequeño estaba muy lejos de Belén cuando oyó este maravilloso anuncio. A pesar de la gran distancia, decidió ponerse en camino.

El pinito recorrió varias ciudades, cruzó bosques y montañas, enfrentó un calor sofocante y otras muchas dificultades.

Una noche, el árbol ya no sabía en qué lugar se encontraba. Y el pobre estaba tan cansado de tanto caminar, desanimado, sediento, con sus ramas lacias y sus colores pálidos, que no podía continuar su marcha.

De pronto, comenzó a caer una lluvia de estrellas http://www.imagenescatolicas.info/ desde el cielo sobre sus marchitas ramas. La última estrella, que era la más grande de todas y tenía un brillo muy especial, se posó sobre la punta del pino.

El arbolito miró a su alrededor: estaba frente a un pesebre muy humilde, y un bebé recién nacido le miraba y le sonreía ¡Había llegado a Belén, y era el Niño Dios quien le dedicaba su eterna sonrisa!

Desde entonces, los pinos se llenan de estrellas y de hermosas figuras cada Navidad, para recordarnos a todos que lo más importante de esta fiesta es que el Niño Jesús nos sonríe.

 

Preparando en familia el pesebre, la corona y el arbolito



¿Cuándo?

Es recomendable que el pesebre, la corona de adviento y el arbolito de Navidad se preparen EN FAMILIA el fin de semana que corresponde al primer domingo de Adviento. Si no se puede en esa oportunidad, también puede hacerse después.

Motivación previa

El ideal es que toda la familia, especialmente los niños, sepan de antemano que esto va a ocurrir un día determinado. Será un especial acontecimiento familiar, en el que nadie puede faltar. Si se suman abuelitos, tíos, primos, o amigos, todos sean bienvenidos.

Motivación de ese día especial:

Ya, chiquillos. Éste es un día de familia ¡y de bastante trabajo! Falta poco para celebrar la Navidad, el nacimiento de Jesús. Vamos a prepararnos para esa fecha conociendo más a Jesús, participando en nuestra parroquia o colegio, portándonos muy bien, diciéndole cosas lindas a las personas que queremos y compartiendo con los demás. Y muy importante: ayudando a que ningún niño se quede sin regalo. Pero además de esa preparación queremos preparar también nuestro hogar. Hagamos que se vea distinto porque estamos alegres esperando la llegada del Niño Jesús. Así como los hogares se preparan para recibir a un bebé, así vamos a dejar hoy nuestra casa especialmente bella y alegre. ¡Estamos en ADVIENTO, eso es ESPERANDO… la venida de Jesús!

Ambientación: En lo posible, escuchando Villancicos como música de fondo.

¿Dónde?

Es clave el lugar que escogemos para colocar los símbolos de Navidad.
Sin duda, en el espacio más importante del hogar debe instalarse el pesebre.
La corona de adviento se puede poner sobre la mesa de centro en el living, o en el lugar más destacado de la mesa del comedor (es importante que no tengamos que mover mucho la corona durante este tiempo).
Y el arbolito de Navidad ojalá que esté muy cerca del pesebre en un lugar donde no impida el tránsito cotidiano de la familia. Es muy importante, para prevenir accidentes, que la instalación eléctrica sea “como Dios manda”.

Trabajando en familia

No es recomendable establecer una muy rigurosa división de funciones, porque los niños querrán ver, tocar y hacerlo todo a la vez. Sí es necesario identificar tareas:

    • Buscar
      ¿Dónde habremos dejado los adornos de Navidad?
      ¡No encontramos ese angelito que nos regaló la madrina!
      ¡¡¡Aquí está el alargador!!!
    • Limpiar y preparar
      Tú limpias las ramas pequeñas y yo las grandes (¡¡aaachiiis!!), la mami las pone en el árbol.
      Mira, se le borró la pintura a este pastor en la patita
      ¿No eran dos ovejitas?
      ¿Cuál vela se enciende primero, papi?
    • Colocar en su lugar
      Se ve más bonita esa guirnalda arriba que abajo
      Mira, si pareciera que la vaca está mirando al niño
      ¡El Niño Dios no se pone todavía, esperemos la nochebuena!
      Hay que guardar la imagen del Niño en un lugar seguro, y que todos recuerden - Ver pesebre.
Complementos

Además del pesebre, la corona de adviento y el arbolito, en algunas casas se colocan en las puertas coronas navideñas (hechas de ramas verdes artificiales con guirnaldas). También hay otros adornos navideños que testimonian la alegría de esta espera: angelitos, candelabros, manteles, etc,

Celebrar el “nuevo rostro” del hogar

Una vez concluido el día especial en que hemos embellecido nuestra casa para la espera de Navidad, es importante que como familia celebremos lo que hemos hecho, con un almuerzo, once o cena al que TODOS aportamos en su preparación.

El sentido de este trabajo

La experiencia de instalar el pesebre y la corona, y de armar el arbolito de Navidad, no puede reducirse a un simple trabajo decorativo. Estos símbolos no son adornos. ¡Son una muestra del inmenso amor que Dios nos tiene! Tanto nos ama que se hace uno de nosotros y nace en Belén. Por eso estamos contentos esperando la Navidad, y por eso viviremos cada uno de los días que faltan para Navidad de un modo muy especial en el hogar.

La especial rutina pre-navideña

- Encender todos los días, o al menos cada domingo, el cirio correspondiente de la corona de Adviento, y hacer con respeto y dedicación la oración familiar.
- El rezo de la Novena junto a la corona de Adviento, en los nueve días que anteceden a la Navidad.
- La colocación diaria de las figuras del pesebre, en aquellas familias que siguen esa tradición.
- La bendición diaria de los alimentos, teniendo muy presente la intención de que no haya familias sin pan y sin techo, especialmente la noche de Navidad.
- Un villancico diario. Cantando rezamos dos veces, y además ¡es tan lindo cantar en familia!
- El encendido y el apagado diario de las luces del arbolito de Navidad. Es muy importante que esto lo hagan los padres, cuidando no dejarlas encendidas durante toda la noche.

 

Ideas para vivir el Adviento

Ideas para vivir el Adviento
Esta es una época del año en la que estamos “bombardeados” por la publicidad, todo esto puede llegar a hacer que nos olvidemos del verdadero sentido del Adviento
Ideas para vivir el Adviento
Ideas para vivir el Adviento
La palabra latina "adventus" significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

Durante el tiempo de Adviento se puede escoger alguna de las opciones que presentamos a continuación para vivir cada día del Adviento y llegar a la Navidad con un corazón lleno de amor al niño Dios.

1.Pesebre y pajas:

En esta actividad se va a preparar un pesebre para el Niño Dios el día de su nacimiento. El pesebre se elaborará de paja para que al nacer el niño Dios no tenga frío y la paja le dé el calor que necesita. Con las obras buenas de cada uno de los niños, se va a ir preparando el pesebre. Por cada buena obra que hagan los niños, se pone una pajita en el pesebre hasta el día de la celebración del nacimiento de Cristo.

2.Vitral del Nacimiento:

En algún dibujo en el que se represente el Nacimiento se puede ir coloreando alguna parte de éste, cada vez que lleven a cabo una obra buena, para irlo completando para la Navidad.

3.Calendario Tradicional de Adviento:

En esta actividad se trata de hacer un calendario de Adviento en donde marquen los días del Adviento y escribir sus propósitos a cumplir. Pueden dibujar en la cartulina el día de Navidad con la escena del nacimiento de Jesús. Diario revisarán los propósitos para ir preparando su corazón a la Navidad. Este calendario lo podrán llevar a la Iglesia el día de Navidad si así lo desean.

Se sugieren los siguientes propósitos:

1. Ayudaré en casa en aquello que más me cueste trabajo.
2. Rezaré en familia por la paz del mundo.
3. Ofreceré mi día por los niños que no tienen papás ni una casa donde vivir.
4. Obedeceré a mis papás y maestros con alegría.
5. Compartiré mi almuerzo con una sonrisa a quien le haga falta.
6. Hoy cumpliré con toda mi tarea sin quejarme.
7. Ayudaré a mis hermanos en algo que necesiten.
8. Ofreceré un sacrificio por los sacerdotes.
9. Rezaré por el Papa.
10. Daré gracias a Dios por todo lo que me ha dado.
11. Llevaré a cabo un sacrificio.
12. Leeré algún pasaje del Evangelio.
13. Ofreceré una comunión espiritual a Jesús por los que no lo aman.
14. Daré un juguete o una ropa a un niño que no lo tenga.
15. No comeré entre comidas.
16. En lugar de ver la televisión ayudaré a mi mamá en lo que necesite.
17. Imitaré a Jesús en su perdón cuando alguien me moleste.
18. Pediré por los que tienen hambre y no comeré dulces.
19. Rezaré un Ave María para demostrarle a la Virgen cuanto la amo.
20. Hoy no pelearé con mis hermanos.
21. Saludaré con cariño a toda persona que me encuentre.
22. Hoy pediré a la Santísima virgen por mi país.
23. Leeré el nacimiento de Jesús en el Evangelio de S. Lucas 2, 1-20.
24. Abriré mi corazón a Jesús para que nazca en él.

4.- Novena de Navidad


Esta es una época del año en la que vamos a estar “bombardeados” por la publicidad para comprar todo tipo de cosas, vamos a estar invitados a muchas fiestas. Todo esto puede llegar a hacer que nos olvidemos del verdadero sentido del Adviento. Esforcémonos por vivir este tiempo litúrgico con profundidad, con el sentido cristiano.
De esta forma viviremos la Navidad del Señor ocupados del Señor de la Navidad.

 

Vísperas de Navidad

Vísperas de Navidad
Familias católicas se reúnen a celebrar el nacimiento de Cristo. ¡Que Jesús no sea un extraño en tu cena de navidad!. Ceremonia de Arrullo del Niño Dios
Vísperas de Navidad
Vísperas de Navidad


Las familias cristianas se reúnen en la noche del 24 de diciembre, víspera de la Navidad, hacen una rica cena, en la que se acostumbra comer pavo y otros platillos propios de esta época. Se trata de una cena especial, distinta a la de todos los días, ya que se está celebrando el Nacimiento del Hijo de Dios.
Esta costumbre nació en Europa y simboliza la abundancia que Cristo nos trae con su nacimiento.

Antes de la cena, se reúne la familia junto al Nacimiento y se hace la ceremonia de Arrullo al Niño Dios.

Ceremonia para acostar y arrullar al Niño Dios

Preside el Papá o la Mamá.

Papá: Para prepararnos a recibir a Dios, que se hizo hombre para salvarnos, reconozcamos que somos pecadores y que necesitamos su salvación.

Todos:Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso, ruego a Santa María, siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

Papá o Mamá:Recordemos lo que pasó aquella bendita noche hace casi dos mil años. Leer Evangelio de San Lucas 2, 1-14.

Todos: Te alabamos, Señor.

Papá: Antes de colocar al Niño Jesús en el Nacimiento, _______(el más pequeño de la familia) va a dárnoslo a besar. (Ya que todos lo hayan besado, se colocará al Niño Dios en el pesebre).

Villancico: Se canta o se escucha mientras se besa al Niño. Al acabar, se hacen las peticiones.

Peticiones:

Papá: Pidámosle al Niño Dios, que así como es el centro de este nacimiento hoy, sea todos los días, el centro de nuestra vida.
Todos: Te lo pedimos, Señor.
Papá: Que Jesús, que pudiendo haber nacido rico quiso nacer pobre, nos enseñe a estar contentos con lo que tenemos.
Todos: Te lo pedimos, Señor.
Papá: Que Jesús, que vino a perdonarnos, nos enseñe a no ser rencorosos con los demás.
Todos: Te lo pedimos, Señor.
Papá: Que Él, que vino a fundar la mejor familia del mundo, haga que en la nuestra reine siempre el amor, la unión y el deseo de ayudarnos mutuamente y a las demás familias.
Todos: Te lo pedimos, Señor.

ORACIÓN PARA LA CENA DE NAVIDAD

Papá: Hoy, Nochebuena, tenemos de manera especial y como centro de nuestra familia, a Jesucristo, nuestro Señor. Vamos a encender un cirio en medio de la mesa para que ese cirio nos haga pensar en Jesús y vamos a darle gracias a Dios por habernos enviado a su Hijo Jesucristo.
Gracias Padre, que nos amaste tanto que nos diste a tu Hijo.
Señor, te damos gracias.
Gracias Jesús por haberte hecho niño para salvarnos.
Señor, te damos gracias.
Gracias Jesús, por haber traído al mundo el amor de Dios.
Señor, te damos gracias.
Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que Dios nos ama y que nosotros debemos amar a los demás.
Señor, te damos gracias.
Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que da más alegría el dar que el recibir,
Señor, te damos gracias.
Señor Jesús, Tú veniste a decirnos que lo que hacemos a los demás te lo hacemos a Ti.
Señor, te damos gracias.
Gracias María, por haber aceptado ser la Madre de Jesús.
María, te damos gracias.
Gracias San José, por cuidar de Jesús y María.
San José, te damos gracias.
Gracias Padre, por esta noche de paz, noche de amor, que Tú nos has dado al darnos a tu Hijo. Te pedimos que nos bendigas, que bendigas estos alimentos que dados por tu bondad vamos a tomar y bendigas las manos que los prepararon, por Cristo Nuestro Señor, Amén.

Pensamientos para leer en Nochebuena

Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.
Si has decidido perdonar a alguien, es Navidad.
Si buscas a Dios de verdad, es Navidad.
Su aumenta el gozo de tu fe cristiana, es Navidad.
Si en tu alma florece la esperanza, es Navidad.
Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad.
Si tienes deseos de vivir y los comunicas a los demás, es Navidad.
Si sabes sufrir con amor, es Navidad.
Si eres perseguido o se ríen de ti por causa del Evangelio, es Navidad.
Si te alegras de ser hijo de Dios en la Iglesia, es Navidad.
(Pbro. José Luis Fernández Martín)

 

El Adviento, preparación para la Navidad

El Adviento, preparación para la Navidad
Tiempo para prepararse y estar en gracia para vivir correctamente la Navidad
El Adviento, preparación para la Navidad
El Adviento, preparación para la Navidad


Significado del Adviento

La palabra latina "adventus" significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa penitencia.

El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.

Esta es su triple finalidad:

- Recordar el pasado: Celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús en Belén. El Señor ya vino y nació en Belén. Esta fue su venida en la carne, lleno de humildad y pobreza. Vino como uno de nosotros, hombre entre los hombres. Esta fue su primera venida.

- Vivir el presente: Se trata de vivir en el presente de nuestra vida diaria la "presencia de Jesucristo" en nosotros y, por nosotros, en el mundo. Vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor, en la justicia y en el amor.



- Preparar el futuro: Se trata de prepararnos para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la "majestad de su gloria". Entonces vendrá como Señor y como Juez de todas las naciones, y premiará con el Cielo a los que han creido en Él; vivido como hijos fieles del Padre y hermanos buenos de los demás. Esperamos su venida gloriosa que nos traerá la salvación y la vida eterna sin sufrimientos.

En el Evangelio, varias veces nos habla Jesucristo de la Parusía y nos dice que nadie sabe el día ni la hora en la que sucederá. Por esta razón, la Iglesia nos invita en el Adviento a prepararnos para este momento a través de la revisión y la proyección:

Revisión: Aprovechando este tiempo para pensar en qué tan buenos hemos sido hasta ahora y lo que vamos a hacer para ser mejores que antes. Es importante saber hacer un alto en la vida para reflexionar acerca de nuestra vida espiritual y nuestra relación con Dios y con el prójimo. Todos los días podemos y debemos ser mejores.

Proyección: En Adviento debemos hacer un plan para que no sólo seamos buenos en Adviento sino siempre. Analizar qué es lo que más trabajo nos cuesta y hacer propósitos para evitar caer de nuevo en lo mismo.
Algunas ideas para vivir el Adviento
La Corona de Adviento

Algo que no debes olvidar

El adviento comprende las cuatro semanas antes de la Navidad.
El adviento es tiempo de preparación, esperanza y arrepentimiento de nuestros pecados para la llegada del Señor.
En el adviento nos preparamos para la navidad y la segunda venida de Cristo al mundo, cuando volverá como Rey de todo el Universo.
Es un tiempo en el que podemos revisar cómo ha sido nuestra vida espiritual, nuestra vida en relación con Dios y convertirnos de nuevo.
Es un tiempo en el que podemos hacer un plan de vida para mejorar como personas.

Cuida tu fe

Esta es una época del año en la que vamos a estar “bombardeados” por la publicidad para comprar todo tipo de cosas, vamos a estar invitados a muchas fiestas. Todo esto puede llegar a hacer que nos olvidemos del verdadero sentido del Adviento. Esforcémonos por vivir este tiempo litúrgico con profundidad, con el sentido cristiano.
De esta forma viviremos la Navidad del Señor ocupados del Señor de la Navidad.


 

Descargar Archivos Catolicos Sobre Adviento

Textos para profundizar sobre Adviento


Bajar archivo


Calendario de Adviento


Historia y Significado del Adviento (Material Adviento CECH)
  • Para Vivir el Adviento
    P. Guillermo Rosas ss.cc.
    Director Comisión Nacional de Liturgia

  • El Adviento: evolución y contenido
    Fray Sergio Uribe G.
  • La figura de María en el Tiempo litúrgico del Adviento
    Hno. Aquilino de Pedro
  • Celebración del Adviento según los actuales libros litúrgicos
    Fray Sergio Uribe G.


Espiritualidad del Adviento (Material Adviento CECH)
  • La espera del Señor en los personajes bíblicos del Adviento
    Fray Sergio Uribe G.
  • El modelo bíblico ante el Señor que viene: Los pobres de Yavé
    Hno. Aquilino de Pedro


Subsidios Pastorales (Material Adviento CECH)

  • El Pesebre de Navidad
    P. Guillermo Rosas ss.cc.
  • El Árbol de Navidad
    P. Alfredo Pouilly


Cuentos Para Adviento (Comisión de Infancia Conferencia Episcopal de Chile)
  • Primer Domingo de Adviento: Paulita se prepara para Navidad
    Adaptación de Gabriela Kast
  • Segundo Domingo de Adviento: Pedro y Juan
    Adaptación de Gabriela Kast
  • Tercer Domingo de Adviento: Mi madre, la Vírgen María
    Adaptación de Gabriela Kast
  • Cuarto Domingo de Adviento: Los animales de Belén
    Adaptación de Gabriela Kast
  • Caminos...
    Cuento de Oscar Elías Siles,que mereció el primer premio del concurso de Cuento Navideño 1986, organizado por la Parroquia del Rosario, Oruro, y publicado por CISEP como felicitación navideña


Comedia de Navidad
  • El mejor regalo
    Aporte de Cecilia Hurtado Goycoolea


Meditación ofrecida sobre Adviento al clero de Santiago 2003
  • Adviento: Tiempo de Gracia
    P. Héctor Gallardo, Vicario Episcopal de la Zona Centro de Santiago




fuente:catholic.net

 

¿Qué es Adviento?

Adviento


















¿Qué es Adviento?

Extractado de La Palabra de Dios en Adviento / Año B en material para Adviento de la Conferencia Episcopal de Chile: ¡Ven, Señor Jesús! Adviento: Tiempo Para La Esperanza Celebración Litúrgica de Adviento para Sacerdotes y Equipos de Liturgia Parroquiales.

Adviento es un tiempo cuyo nombre (adventus) significa “venida”. Al revivir la espera gozosa del Mesías en su Encarnación, preparamos el Regreso del Señor al fin de los tiempos : Vino, Viene, Volverá.

“El tiempo de Adviento tiene dos características: es a la vez un tiempo de preparación a las solemnidades de Navidad en que se conmemora la primera Venida de Hijo de Dios entre los hombres, y un tiempo en el cual, mediante esta celebración, la fe se dirige a esperar la segunda Venida de Cristo al fin de los tiempos.

Por estos dos motivos, Adviento se presenta como un tiempo de piadosa alegre esperanza”
(Calendario Romano n.39)

Adviento, un tiempo para vivir y celebrar, bajo el signo de “encuentro” entre un Dios que viene al encuentro del hombre, y el hombre en busca de Dios.

Los hombres desean la paz, aspiran a la justicia y la libertad, sueñan felicidad. Desde siempre. De generación en generación, de año en año, a través de los siglos, se prolongan estos anhelos frecuentemente decepcionados.

En estos llamados y búsquedas de los hombres se expresan las promesas de Dios. La historia de Israel, el pueblo de Dios, es el signo de estas promesas y revelan su realización, conduce a Cristo Jesús y nos lo da.

Con los deseos y los anhelos de los hombres, la Iglesia, hoy, hace su oración. Nos asegura que Dios cumple sus promesas. En pos del profeta Isaías, con las palabras vigorosas de Juan Bautista, no dice, como la Virgen María que hay que acoger a Cristo.

Adviento: re-encontrar, en el fondo de sí mismo, todo lo que puede ser salvado; volverse hacia Cristo, que vendrá un día en su gloria, pero que ya está y nos espera. Volverse hacia Cristo es lo que llamamos “Convertirse”. Adviento es tiempo de conversión. Y tiempo de espera.

Desde Adviento hasta el Bautismo del Señor

Las Fiestas del Advenimiento

Los domingos de Adviento, las festividades de Navidad y la evocación del bautismo de Jesús, forman un conjunto que podemos llamar la celebración de la Venida del Señor, recordando que la palabra “Adviento” significa justamente “advenimiento, venida”.

Navidad recuerda la Venida del Salvador en la humildad de nuestra carne humana y se desarrolla en múltiples facetas: no sólo la Venida del Niño (noche de Navidad) y el misterio de Verbo hecho carne ( Navidad día), sino también, Dios entrando en el tejido de las relaciones familiares (Santa Familia), y Dios resaltando la misión de María (1° de Enero).

La Epifanía, mucho más celebrada en las Iglesias de Oriente, nos revela el alcance universal de la Venida de Dios entre los hombres mientras, que el Bautismo inaugura la misión concreta de Jesús, el Salvador: el Espíritu Santo lo consagra como enviado de Dios, al descender sobre Él en su forma visible.

Los Cuatro Domingos de Adviento

1. Cada año, la elección de los evangelios nos hace seguir una progresión en los 4 domingos de Adviento:

• El primer domingo nos orienta hacia la Venida del Señor al final de la historia y el mensaje es el de la vigilancia;

• El segundo domingo está centrado en la figura de Juan Bautista y el mensaje es el de la paciencia y de la preparación activa para la Venida del Señor;

• El tercer domingo, también centrado en el Bautista, nos orienta con más fuerza hacia la persona de Aquél que viene; el mensaje es el de la alegría por la venida muy cercana;

• El cuarto domingo contempla el misterio de la Encarnación de Dios en María; el mensaje: una preparación profunda del misterio de la Navidad.

2. Adviento no es, pues, una simple preparación de Navidad. Celebra a la vez la última Venida del Señor que dará todo su sentido a nuestra historia; pero también celebra al Señor que viene cada día a nosotros con una presencia muy real, pero que nos da la sed de Él, más fuerte y palpable.

 

Fiesta de la Epifanía o Día de Reyes


Los pastores y reyes del Oriente visitan a Jesús el Mesias, le llevan regalos y lo adoran con oro, incienso y mirra.
 Fiesta de la Epifanía o Día de Reyes
Fiesta de la Epifanía o Día de Reyes

Origen de la fiesta:

El 6 de enero se celebraba desde tiempos inmemoriales en Oriente, pero con un sentido pagano: En Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía hacia el 6 de Enero. En esta misma fecha, se celebraban los prodigios del dios Dionisio en favor de sus devotos.
La fiesta de la Epifanía sustituyó a los cultos paganos de Oriente relacionados con el solsticio de invierno, celebrando ese día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo. La tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV, a través de lo que hoy es Francia.

La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en San Mateo 2, 1-11.

“Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en el tiempo del Rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿dónde está el que ha nacido, el Rey de los Judíos? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.
Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a unos señores que se llamaban Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador que el pueblo judío esperaba hacia mucho tiempo.
Ellos contestaron: En Belén de Judá, pues así está escrito por el Profeta:

Y tú, Belén tierra de Judá
de ningún modo eres la menor
entre las principales ciudades de Judá
porque de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel

Entonces Herodes, llamando aparte a los magos, los envió a la ciudad de Belén y les dijo: Vayan e infórmense muy bien sobre ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo.
Los Reyes Magos se marcharon y la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos hasta que fue a pararse sobre el lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella, sintieron una gran alegría.
Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre. Se hincaron y lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes, (pues él quería buscar al Niño para matarlo), regresaron a su país por otro camino.”

Podemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar en las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:

*Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen.

* La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús.

* Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar al Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio.

* Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena.

* Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos.

Los Reyes Magos fueron generosos al ir a ver a Jesús, no llegaron con las manos vacías. Le llevaron:


  • oro: que se les da a los reyes, ya que Jesús ha venido de parte de Dios, como rey del mundo, para traer la justicia y la paz a todos los pueblos;

  • incienso: que se le da a Dios, ya que Jesús es el hijo de Dios hecho hombre;

  • mirra: que se untaba a los hombres escogidos, ya que adoraron a Jesús como Hombre entre los hombres.


  • Esto nos ayuda a reflexionar en la clase de regalos que nosotros le ofrecemos a Dios y a reconocer que lo importante no es el regalo en sí, sino el saber darse a los demás. En la vida debemos buscar a Dios sin cansarnos y ofrecerle con alegría todo lo que tenemos.

    * Los Reyes Magos sintieron una gran alegría al ver al niño Jesús. Supieron valorar el gran amor de Dios por el hombre.

    * Debemos ser estrella que conduzca a los demás hacia Dios.

    Significado de la fiesta:

    Antes de la llegada del Señor, los hombres vivían en tinieblas, sin esperanza. Pero el Señor ha venido, y es como si una gran luz hubiera amanecido sobre todos y la alegría y la paz, la felicidad y el amor hubieran iluminado todos los corazones. Jesús es la luz que ha venido a iluminar y transformar a todos los hombres.

    Con la venida de Cristo se cumplieron las promesas hechas a Israel. En la Epifanía celebramos que Jesús vino a salvar no sólo a Israel sino a todos los pueblos.
    Epifanía quiere decir "manifestación", iluminación. Celebramos la manifestación de Dios a todos los hombres del mundo, a todas las regiones de la tierra. Jesús ha venido para revelar el amor de Dios a todos los pueblos y ser luz de todas las naciones.

    En la Epifanía celebramos el amor de Dios que se revela a todos los hombres. Dios quiere la felicidad del mundo entero. Él ama a cada uno de los hombres, y ha venido a salvar a todos los hombres, sin importar su nacionalidad, su color o su raza.
    Es un día de alegría y agradecimiento porque al ver la luz del Evangelio, salimos al encuentro de Jesús, lo encontramos y le rendimos nuestra adoración como los magos.

    Origen de la Rosca de Reyes


    Después de que los Reyes adoraron a Jesús, un ángel les avisó que no regresaran donde Herodes y ellos regresaron por otro camino. Herodes al enterarse que había nacido el Rey que todos esperaban, tuvo miedo de perder su puesto y ordenó matar a todos los niños menores de dos años entre los cuales se encontraría dicho Rey.
    La Sagrada Familia huyó a Egipto y el niño Dios se salvó, otras familias escondieron a los bebés en tinajas de harina y así no fueron vistios y salvaron sus vidas. Desde entonces, los judíos comían pan ázimo el 6 de enero en el que escondían un muñeco de barro recordando este acontecimiento.

    Los primeros cristianos tomaron un poco de esta tradición y la mezclaron con la historia de la visita de los Reyes Magos para la celebración de la Epifanía: cambiaron el pan ázimo por pan de harina blanca y levadura, cocida en forma de Rosca, endulzándolo con miel y adornándolo con frutos del desierto, como higos, dátiles y algunas nueces.

    Para los cristianos, la forma circular de la rosca simboliza el amor eterno de Dios, que no tiene principio ni fin. Los confites son las distracciones del mundo que nos impiden encontrar a Jesús.

    El muñequito escondido dentro de la rosca, simboliza al Niño Jesús que los reyes no encontraban porque la estrella desaparecía.

    Esta costumbre de los cristianos de Palestina llegó a Europa y posteriormente a América.

    En México, el que encuentra el muñequito de la rosca se convierte en el centro de la fiesta: se le pone una corona hecha de cartón y cubierta de papel dorado y se le da el nombramiento de “padrino del Niño Jesús”.

    El padrino deberá vestir con ropas nuevas a la imagen del niño Jesús del nacimiento y presentarlo en la Iglesia el día 2 de Febrero, día de la Candelaria. Después hará una fiesta con tamales y atole.

    Sugerencias para vivir esta fiesta

  • Reflexionar y contestar las siguientes preguntas: ¿qué regalo le voy a dar a Jesús este año que comienza?; ¿qué puedo cambiar para ser mejor?; ,qué regalos le voy a ofrecer a Jesús?; ¿me encuentro alegre porque Dios me ama?; ¿tengo fe en Dios?; ¿sé vivir en la pobreza?; ¿soy generoso (con mi tiempo, con mi persona, con los demás)?; ¿suelo perseverar en mi vida espiritual a pesar de las dificultades que se me presentan?; ¿obedezco a Dios con prontitud?


  • Recomendamos para los niños, Los Magos de Ángel LLorente M.
  •  

    Informacion sobre La Navidad y sus Tradiciones: El Árbol de Navidad

    La Navidad y sus Tradiciones: El Árbol de Navidad
    La Navidad y sus Tradiciones: El Árbol de Navidad


    Este mes celebramos el Nacimiento de Jesús. Este acontecimiento está rodeado de costumbres y tradiciones que hoy recordaremos.

    Un poco de historia

    Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente lo que ocurrió, o lo que se acostumbraba hacer, en tiempos pasados. Son los hechos u obras que se transmiten de una generación a otra de forma oral o escrita. La palabra tradición viene del latín traditio que viene del verbo tradere, que significa entregar. Se podría decir que tradición es lo que nuestros antepasados nos han entregado.

    En el caso de la Navidad, lo más importante de las tradiciones y costumbres no es sólo su aspecto exterior, sino su significado interior. Se debe conocer por qué y para qué se llevan a cabo las tradiciones y costumbres para así poder vivirlas mejor. Este es un modo de evangelizar.
    Existen muchas tradiciones y costumbres que se celebran en el tiempo de Adviento y de la Navidad, una de ellas es, el árbol de Navidad.

    El Árbol De Navidad

    Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “divino Idrasil” o el “dios Odín”. En cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial.

    La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol, bailaban y cantaban adorando a su dios.

    Cuentan que San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, derribó el árbol que representaba al dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios y lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador. Esta costumbre se difundió por toda Europa en la Edad Media y con las conquistas y migraciones, llegó a América.

    Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

    Las esferas y sus colores, actualmente simbolizan las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento:

  • azules simbolizan oraciones de arrepentimiento

  • plateadas, de agradecimiento

  • doradas, de alabanza

  • rojas, de petición
  • Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.

    También se suele adornar con diversas figuras el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios, los “regalos” que le daremos a Jesús en la Navidad.

    Para aprovechar la tradición: Adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el Adviento, explicando a los niños cada simbolismo. Los niños pueden elaborar sus propias esferas (24 a 28, dependiendo de los días que tenga el Adviento) con una oración o un propósito en cada una. Conforme pasen los días, las van colgando en el árbol de Navidad hasta Nochebuena.

    Algo que no debes olvidar

    Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente lo que ocurrió, o lo que se acostumbraba hacer, en tiempos pasados. Son los hechos u obras que se transmiten de una generación a otra de forma oral o escrita. La palabra tradición viene del latín traditio que viene del verbo tradere, que significa entregar. Se podría decir que tradición es lo que nuestros antepasados nos han entregado.

     

    Novena del Niño Jesús

    Novena del Niño Jesús
    Para las familias
    Del 15 al 23 de diciembre

    Muchas familias buscan prepara la Navidad a través de una novena (nueve dias antes) profundizando así en lo más propio de esta fiesta, les sugerimos realizar, con los hijos, esta verdadera preparación del corazón que nos ayudará a crear el ambiente necesario entorno al pesebre para recibir esta siempre buena noticia.

    Días previos: Con los niños sacar las figuras que tenemos en casa y que forman el Pesebre, la estrella, la corona que ponemos en la puerta, guirnalda, pajas, el árbol y otros adornos. No olvidar discos con villancicos. Pensando en los niños y porque para ellos resulta más entretenido, es bueno ir armando el pesebre de a poco, día a día. Será el momento para rezar con ellos la novena y cultivar la espiritualidad navideña que para los niños es algo mágico y significativo.

    Equipo pastoral de la Infancia

     

    Corona de Adviento Los orígenes de la corona de Adviento

    Corona de Adviento

    Los orígenes de la corona de Adviento se remontan a costumbres pre-cristianas de algunos pueblos germánicos que confeccionaban coronas con ramas verdes y encendían fuego en medio de un diciembre oscuro y frío, como una forma de avivar entre ellos la esperanza, con vistas a la llegada de la primavera.

    El mensaje cristiano le dio un nuevo sentido a esta costumbre en la espera de Navidad: el nacimiento de Jesús alumbra la existencia humana y le da sentido a nuestra vida. Es la misma Luz que nos muestra el camino de la Resurrección: en Cristo toda oscuridad ha sido vencida.

    La corona de Adviento es una forma visible de vivir y celebrar nuestra espera del Hijo de Dios, en templos y capillas de parroquias y comunidades, también en nuestros hogares. Se construye con ramas verdes y en ella se insertan cuatro velas (para unirse al tiempo litúrgico, se sugiere que tres sean moradas y una rosada) que se van encendiendo, una a una, a partir del primer domingo de Adviento. La proclamación del Evangelio es un momento propicio para encender cada vela en la iglesia, lo que se puede replicar en casa junto a una oración o canto en el almuerzo o cena familiar del respectivo domingo. La vela rosada se reserva para el tercer domingo y representa el gozo que nos anticipa la venida del Salvador.

    La corona de Adviento tiene forma circular, en señal del amor de Dios que no tiene principio ni fin. La forman ramas verdes que reflejan esperanza y vida. Las cuatro velas nos evocan el camino que recorrió el pueblo de Israel en espera de la Tierra Prometida, una iluminación progresiva desde la primera tiniebla del pecado hasta el día gozoso en que “el pueblo que andaba en la oscuridad vio una gran luz” (Is 9,2).

    Bendición de la Corona de Adviento

    Infunde, Señor, tu Gracia en nuestros corazones
    y derrama tu bendición sobre esta Corona de Adviento,
    humilde ofrenda de ramas y cirios
    que acompaña el caminar de tu Iglesia
    en la espera de la venida de Tu Hijo,
    Luz de Vida y Salvación para el mundo.
    Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

    (Canto: Ven, Señor, no tardes)

     

    Jesús y el Viejito Pascuero

    Jesús y el Viejito Pascuero

    Jesús, el principal Regalo

    En Navidad celebramos el nacimiento de Jesús, nada menos que el cumpleaños de la persona más importante que ha conocido la humanidad.

    Ha sido tan maravillosa su presencia y su mensaje de amor en medio de nosotros, que todos los años en distintos lugares del mundo nos unimos a celebrar este acontecimiento.

    Jesús es el principal regalo. No hay ningún juguete, ni ropa, ni obsequio material que pueda alcanzar la maravilla del regalo de Dios. Nos regala la vida todos los días, la salud, nos regala una familia, un país, amigos, la naturaleza. Y además Dios nos regala a su propio Hijo.

    Poco después de nacer Jesús, sus papis José y María recibieron varios regalos: la presencia de buenas personas (unos pastores y los magos de oriente), de animales y de la naturaleza, todos maravillados con esta noticia. Los magos, que habían viajado desde muy lejos, llevaban algunos regalitos a Jesús, obsequios que sus padres recibieron con mucho aprecio y alegría.

    Y como Jesús es el regalo que nos llegó en la primera nochebuena, después se empezó a hacer costumbre intercambiar regalos en Navidad. Aparte del gran regalo que es expresar sinceramente el afecto a los demás, también se usa regalar algunos bienes materiales.

    El abuelo amigo de Jesús

    Las personas grandes a veces se hacen regalos entre sí. Pero los niños reciben los obsequios de manos de un gran amigo de Jesús que se llama “Viejito Pascuero” (también conocido como Santa Claus o Papá Noel).

    El Viejito es un abuelo que vive en tierras muy frías. ¿Sabían ustedes que Dios quiere mucho a los abuelos? Ellos han regalado toda una vida a sus hijos y nietos, con su trabajo, dedicación y esfuerzo. A veces algunas personas descuidan a las personas mayores y las dejan en un lugar sin importancia. ¡Ellos son muy importantes! Les llamamos con cariño “adultos mayores” porque ellos saben mucho más de la vida que nosotros. De ellos podemos aprender mucho, y corresponde que los cuidemos, los escuchemos y los tratemos con cariño.

    Bueno, pues uno de esos abuelos es el Viejito Pascuero. El repartidor de regalos no es un superhéroe, ni un rey, ni un atleta. ¡Es un abuelito! Es un muy buen amigo de Jesús. Tan amigo de Jesús es que quiere que todos los niños del mundo puedan recibir algún obsequio, aunque sea muy pequeño, para celebrar el momento en que Jesús llegó a nuestro planeta.

    Este abuelo no condiciona sus regalos. Si bien se demora menos en llegar a las casas de los niños que se “portan” mejor, no hay niños excluidos en su lista de regalos.

    El Viejito Pascuero no se deja ver. No se muestra, precisamente para recordarnos lo bello que es pasar inadvertido cuando uno hace un bien. Hay personas que les gusta que se les reconozca públicamente cuando hacen un regalo (es cuestión de mirar la Teletón). Pero Jesús nos dice: “que no sepa la mano izquierda la ofrenda que da tu mano derecha”.

    En algunos centros comerciales, o en la televisión, es común ver a personas disfrazadas de Viejitos Pascueros que nos invitan a comprar. Al verdadero Viejito Pascuero eso le pone muy enojado, porque a él no le interesa que la gente compre y compre. ¡Su única preocupación en la vida es regalar!

    Ayudantes del Viejito

    Al Viejito Pascuero le dicen “pascuero” porque tradicionalmente se llamaba “pascua” a la Navidad. Este señor tiene un taller en el que durante todo el año prepara regalos para los niños. Pero como en el mundo hay tantos niños, a veces lo ayudan otras personas que hacen juguetes y regalos. Y muy probablemente algunas veces no alcanza a llegar a todas las casas de todos los lugares del mundo.

    El Buen Padre Dios no quisiera que ningún niño se quedara sin regalos. Tampoco el Viejito Pascuero lo quisiera. Pero en eso también nosotros le podemos ayudar a Dios, y de paso también al Viejito.

    Les proponemos a todos los niños que visitan este especial un hermoso desafío: Ver desafío.
    Para esperar al Viejito Pascuero

    En la nochebuena, después que hayamos participado junto a nuestra familia en la Misa del Gallo, en que se anuncia el nacimiento de Jesús, es muy probable que mientras hayamos estado en la misa, o quizás un ratito después, el Viejito Pascuero, amigo de Jesús, pase por nuestro hogar. Y capaz que nos deje algún “engañito” junto al pesebre o bajo el arbolito.

    A los niñitos más pequeños los papis pueden invitarlos a buscar al Viejito por las calles cercanas.

    ¿Cómo llamar al Viejito Pascuero?

    Se puede cantar a coro:
    - Viejito Pascuero, apágame la luz
    en esta noche hermosa en que nació Jesús
    - Viejito Pascuero, yo quiero regalar
    Igual que tú, alegría, en esta Navidad

     

    Archivos Catolicos en PowerPoint

    Power Point


    Presentación Power Point
    ¿Qué es Adviento?
    472 Kb

    Presentación Power Point
    Cuento Canta Belén Canta
    1,1 Mb




    Presentación Power Point
    Cuento María en Belén
    502 Kb

    Presentación Power Point
    Cuento Golondrinas en Belén
    1,5 Mb


    fuente
    iglesia.cl

     

    Tarjetas de navidad para imprimir

    Tarjetas de navidad para imprimir


     
    BUSQUEDA / BUSCAR