BUSQUEDA / BUSCAR

Mas Pensamientos Juan pablo II

Theology of the Body



Ampliando Horizontes
Audiencia general, 17 de diciembre de 2003

Con frecuencia nos preguntamos: ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos? ¿Qué sentido tiene lo que hacemos en la tierra? ¿Qué nos espera tras la muerte? Estas preguntas afectan al significado y al valor de la existencia.

Hay objetivos que son indudablemente buenos y honestos; la búsqueda de una myor bienestar material, de metas sociales, científicas y económicas cada vez más avanzadas, una mejor realización de las expectativas personales y comunitarias. Pero ¿son suficientes estas metas para satisfacer las aspiracioness másíntimas de nuestro espíritu?
Puesto que el Hijo de Dios está con nosotros y nos acompaña, no hemos de sentirnos solos en nuestro camino terreno. Él nos amplia también el horizonte de nuestras aspiraciones inmediatas, para considerarlas a la luz de la Sabiduría divina. es importante recordar que ha sido Dios quien ha tomado la iniciativa de encontrarse con nosotros.


Adoradores de Dios
Discurso a los jóvenes, 6 de junio de 2004

sed adoradores del único y verdadero Dios, reconociéndole el primer puesto en vuestra existencia.

No creáis en falaces y modas efímeras que no pocas veces dejan un trágico vacío espiritual. Rechazad las seducciones del dinero, del consumismo y de la violencia solapada que a veces ejercen los medios de comunicación.

La adoración delDios verdadero constituye un auténtico acto de resistencia contra toda forma de idolatría. Adorad a Cristo: Él es la Roca, sobre la que construir vuestro futuro y un mundo más justo y solidario. Jesús es el Príncipe de la paz, la fuente del perdón y de la reconciliaión, que puede hacer hermanos a todos los miembros de la familia humana.



Verdadero sentido de la paz
Jornada mundial por la Paz, 1 de enero de 1993

Decir paz es decir mucho más que la simple ausencia de guerras; es pedir una situación de auténtico respeto ala dgnidad y los derechos de cada ser humno, que le permita realizarse en plenitud. La esplotación de los débiles, las preocupantes zonas de miseria y las desigualdades sociales constituyen otros tantos obstáculos y rémoras para que se produzcan las condiciones estables para una auténtica paz.



Alma de niño
Carta a los niños, 13 de diciembre de 1994

¿Qué quiere decir: "Si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los cielos"? ¿Acaso no pone Jesús al niño como modelo incluso para los adultos? En el niño hay algo que nunca puede faltar a quien quiere entrar en el Reino de los cielo.

Al cielo van los que son sencillos como los niños, los que como ellos están llenos de entrega confiada y son ricos de bondad y puros. Sólo éstos pueden encontrar en Dios u n Padre y llegar a ser, a su vez, gracias a Jesús, hijos de Dios.



Sentido de la vida
A los jóvenes, 19 de agosto de 2004

Debéis resistir a la tentación, hoy sutil y letal, de dejar a Dios fuera de vuestra vida o de reducir la fe a gestos episódicos y formales. La Iglesia necesita testigos dispuestos a seguir a Cristo hasta la Cruz.
Escuchen las preguntas fundamentales que habitan en vuestro corazón, preguntas sobre el sentido que se le debe dar a la vida. El verdadero sentido de la existencia se encuentra en la adhesión a Jesús "camino, Verdad y Vida". Sólo él tiene palabras que dan vida, llaman a la existencia, muestran el camino y consuelan los corazones desilusionados, infundiendo nueva esperanza. "El misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado."

Cristo es nuestra verdadera libertad, pues nos ha liberado definitivamente de la esclavitud del pecado. Sólo en Él encuentra sentido y paz nuestro corazón.


Oración
"La escuela del Amor"

Madre del Divino Amor,
Tú que tan bien supiste apender de Él las lecciones de misericordia,
de extraordinaria bondad y de suprema caridad,
obténme la gracia de entrar a esa misma escuela y aprender de Ti,
que tan maravillosamente reflejas la grandeza del amor,
a acercarme día a día más y más a Aquel que,
siendo Él mismo todo amor es también para nosotros
la puerta de acceso a la Comunión amorosa
Que así sea.


!No os dejéis desanimar!
Joranda mundiald e la juventud, 25 de julio de 2001

Es propio de la condición humana, y especialmente de la juventud, buscar lo absoluto, el sentido y la plenitud de la existencia. !No os contentéis con nada que esté por debajo de los ideales más altos! No os dejeis desanimar por los que, decepcionados de la vida, se han hecho sordos a los deseos más profundos y más auténticos de su corazón.

Tenéis razón en no resignaros a las diversiones insulsads, alas modas pasajeras ay alos proyectos insignificantes. Si mantenéis grandes deseos para el Señor, sabréis evitar ña mediocridad y el conformismo, tan difusos en nuestra sociedad.


Confianza en Dios

Dios no es un ser indiferente olejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.
En las inevitables pruebas y dificultades de la existencia, como en los momentos de alegría y entusiasmo, confiarse al Señor infunde paz en el ánimo, induce a reconocer el primado de la iniciativa divina y abre el espíritu a la humildad y a la verdad.

En el corazón de Cristo encuentra paz quien está angustiado por las penas de la existencia; encuentra alivio quien se ve afligido por el sufrimiento y la enfermedad; siente alegría quien se ve oprimido por la incertidumbre y la angustia, porque el Corazón de Cristo es abismo de consuelo y de amor para quien recurre a ÉL con confianza.


Oración del Fiat

Santa María, ayúdame a esforzarme según el máximo de mi capacidad
y el máximo de mis posibilidades,
para así responder al plan de Dios
en todas las circunstancias concretasd e mi vida.

Amén



El valor de las personas mayores
Carta a los ancianos, Vaticano, 1 de octubre de 1999


Los ancianos ayudan a ver los acontecimientos terrenos con más sabiduría, porque las vicisitudes dela vida los han hecho expertos y maduros. Son depositarios dela memoria colectiva y, por eso, intérpretes `privilegiados del conjunto de ideales y valores comunes que rigen y guían la convivencia social. Excluirlos es como rechazar el pasado, en el cial hunde sus raíces el presente. Los ancianos, gracias a su madura experiencia, están en condiciones de ofrecer a los jóvenes consejos y enseñanzas preciosas.
Los aspectos de la fragilidad humana, relaconados de un modo más visible con la ancianidad, son una llamada a la mutua dependencia que une a las generaciones entre sí, porque toda persona está necesitada de la otra y se enriquece con los dones y carismas de todos.


El pan de cada día
Encuentro dominical con los peregrinos, 11 de noviembre de 2001

"danos hoy nuestro pan de cada día". al enseñae esta oración a sus discípulos, Cristo los invita a confiar en la bondad de Dios Padre, que disfrua dispensando a toda cristura y especialmente a los hombres, lo necesario para vivir. Al mismo tiempo, al hacernos decir"hoy" y "de cada día", nos recuerda que este don nunca se da por edscontado, sino que siempre ebe ser invocado y acogido en actitud de reconocimiento.

Además, es de gran importancia el que Cristo nos enseñe apedir siempre "nuestro" pan y no a cada uno el "suyo". Esto significa que los hijos de un mismo Padre son corresponsables del pan de todos, para que cada uno tenga con qué vivir dignamente y al mismo tiempo pueda dar gracias al Señor con los demás.


Vida Consagrada
Redemptionis Donum.

La profesi'on religiosa coloca en el coraz'on de cada uno y cada una de vosotros, el amor del Padre; aquel amor que hay en el corazón de Jesucristo, Redentor del mundo. Éste es un amor que abarca al mundo y todo lo que viene del Padre y que al mismo tiempo tiende a vencer en el mundo todo lo que no "viene del Padre".

La entrega total y la fidelidad permanente al Amor constituyen la base de vuestro testimonio ante el mundo. La necesidad de este testimonio público constituye una llamada constante a la conversión interior, a la rectitud y santidad de vida de cada religiosa.

El consagrado es el que afirma y vive en sí mismo el señorío absoluto de Dios, que quiere ser todo en todos. Esta entrega nuestra, traspaso de propiedad, nos marcó con una señal particular, que pasó a ser nuestra identidad.


El amor construye
Audiencia del miércoles 24 de enero de2001

El amor por la humanidad, por su bienestar material y espiritual, por el progreso auténtico , tiene que animar a todos los creyentes. Todo acto realizado para crear un futuro mejor, una tierra más habitable, y una sociedad más fraterna participa, si bien de manera indirecta, en la construcción del Reino de Dios. En la perspectiva de este Reino, "el hombre, el hombre viviente, constituye el camino primero y fundamental de la Iglesia". Es el mismo camino que ha seguido Cristo, al hacerse al mismo tiempo "camino" del hombre.

Siguiendo este camino, estamos llamados ante todo a cancelar el miedo al futuro. Éste atenaza con frecuencia a las generaciones jóvenes, llevándolas por reacción a caer en la indiferencia, a claudicar ante los compromisos de la vida, al embrutecimiento de la droga, de la violencia, de la apatía.


El camino de transformación
Audiencia general 6 de septiembre de 2000

El encuentro con Cristo cambia radicalmente la vida de una persona, la lleva a la conversión profunda de la mente y del corazón y establece una comunión de vida que se convierte en seguimiento.

Las condiciones para recorrer el mismo camino de Jesús son pocas pero fundamentales. Es necesario dejar detrás de sí el pasado, borrón y cuenta nueva, una metánoia en el sentido profundo del término: un cambio de mente y de vida. El camino que propone Cristo es estrecho, exige sacrificio y entrega total de uno mismo: "si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame". Es un camino que conoce las espinas de las pruebas y las persecuciones: "Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros" (Juan 15,20) Es un camino que hace misioneros y testigos de la palabra de Cristo, pero que exige que los apóstoles no tomen "nada para el camino, fuera de un bastón" (Marcos 6,8)


El Corazón de Jesús
Centenario de la consagración de la raza humana al Sagrado Corazón de Jesús
23 de julio de 1999

La contemplación del Corazón de Jesús en la Eucaristía es una mirada contemplativa, que lucha para entrar hondamente en los sentimientos de Cristo, Dios verdadero y Hombre verdadero. En esta devoción el creyente confirma y ahonda en la aceptación del misterio de la Encarnación, que ha hecho uno a la Palabra y a los seres humanos, dando testimonio de esta forma a la búsqueda del Padre por la humanidad. Esta búsqueda nace de los más profundo de la intimidad de Dios, quién "ama al hombre eternamente en la Palabra, y que desea elevarlo a Cristo en la dignidad de hijo adoptado".


Remar mar adentro
Jornada mundial de oración por las vocaciones
9 de enero de 2005

La llamada de Cristo resulta especialmente actual en nuestro tiempo, en el que una difusa manera de pensar propicia la falta de esfuerzo personal ante las dificultades. La primera condición para "remar mar adentro" requiere cultivar un profundo espíritu de oración, alimentado por la escucha diaria de la Palabra de Dios. La auténtica vida cristiana se mide por la hondura en la oración.

La orante unión con Cristo nos ayuda a descubrir su presencia incluso en momentos de aparente desilusión, cuando la fatiga parece inútil. En momentos así es cuando hay que abrir el corazón a la onda de la gracia y dejar que la palabra del Redentor actúe con toda su fuerza.

Quien abra el corazón a Cristo no sólo comprende el misterio de la propia existencia, sino también el de la propia vocación, y recoge esplendidos frutos de gracia. Ante todo, crece en santidad por un camino espiritual que, comenzando con el don el Bautismo, prosigue hasta alcanzar la perfecta caridad. Al vivir el Evangelio, el cristiano se hace cada vez más capaz de amar como Cristo.

 

Pensamientos del Papa Juan Pablo II


JUAN PABLO II,
PENSAMIENTOS

La Libertad

"Solamente la libertad que se somete a la Verdad conduce a la persona humana a su verdadero bien.
El bien de la persona consiste en estar en la Verdad y en realizar la Verdad". (Enc. Esplendor de la Verdad)

"El verdadero conocimiento y la auténtica libertad se hallan en Jesús. Dejad que Jesús forme parte siempre de vuestra hambre de verdad y justicia, y de vuestro compromiso por el bienestar de vuestros semejantes".

"Me afecta cualquier amenaza contra el hombre, contra la familia y la nación. Amenazas que tienen siempre su origen en nuestra debilidad humana, en la forma superficial de considerar la vida."

"La libertad, en todos sus aspectos, debe de estar basada en la verdad. Deseo repetir aquí las palabras de Jesús: "Y la verdad os librará" (Jn 8:32). Es, pues, mi deseo que vuestro sentido de la libertad pueda siempre ir de la mano con un profundo sentido de verdad y honestidad acerca de vosotros mismos y de las realidades de vuestra sociedad".

"Estamos en el mundo sin ser del mundo, constituidos entre los hombres como signos de la verdad y de la presencia de Cristo para el mundo. Le entregamos todo nuestro ser concreto como expresión suya, para que El siga pasando haciendo el bien". (Cf. Act 10:38)

"Todos los seres humanos deberían valorar la individualidad de cada una de las personas como criatura de Dios, llamada a ser hermano o hermana de Cristo en virtud de la encarnación y redención universal".

La familia

“El matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio.” (Familiaris Consortio 14, 16)

Dios y la persona humana

"La persona humana tiene una necesidad que es aún más profunda, un hambre que es mayor que aquella que el pan puede saciar -es el hambre que posee el corazón humano de la inmensidad de Dios".

"La caridad procede de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y a Dios conoce... porque Dios es amor (1 Jn 4:7-9). Solamente lo que es construido sobre Dios, sobre el amor, es durable".

Evangelización

"Pero, si vais a ser eficaces predicadores de la Palabra, debéis ser hombres de fe profunda, y a un tiempo oyentes y operadores de la Palabra".

"La Palabra de Dios es digna en todos vuestros esfuerzos. Abrazarla en toda su pureza e integridad, y difundirla con el ejemplo y la predicación, es una gran misión. Esta es vuestra misión hoy, mañana y el resto de vuestras vidas".

Los Cristianos

"Estad dispuestos para encontrar a veces oposición, desprecio, mofa. Los verdaderos discípulos no van a ser menos que el Maestro. Sus cruces son como la pasión y la cruz de Cristo: fuente misteriosa de fecundidad. Esta paradoja del sufrimiento ofrecido y fecundo se viene verificando desde hace veinte siglos en la historia de la Iglesia".

"Los cristianos sólo en unión perfecta pueden dar testimonio adecuado de la verdad. Por tanto, nuestra fidelidad a Jesucristo nos urge a hacer más, orar más y amar más".

"¡Sentíos orgullosos de ser cristianos! ¡Demostradlo siempre con la palabra, con el comportamiento, en el ambiente del trabajo, en la familia, en la profesión, sin respeto humano alguno".

"Y puesto que sois cristianos, sed los primeros en vivir el sentido de las Bienaventuranzas, haciéndoos en vuestra vida promotores decididos de misericordia, de justicia, de moralidad, de obras en favor de la paz".

"Por su encarnación el Hijo de Dios se unió en cierta manera con cada ser humano. En lo más profundo de nuestro ser nos ha vuelto a crear; en lo más íntimo nos ha reconciliado con Dios; nos ha reconciliado con nosotros mismos, nos ha reconciliado con nuestros hermanos y hermanas. El es nuestra paz".

"¿Que otra cosa podía deciros mejor que ésta? ¡Aprended a conocer a Cristo y dejaós conocer por El!"

"Su llamada es exigente porque nos enseña lo que significa ser verdaderamente humanos. Sin atender a la llamada de Jesús, no os será posible comprender la plenitud de vuestra propia humanidad".

"Esta es la dignidad filial de los cristianos: poder invocar a Dios como Padre, dejarse guiar por el Espíritu, para ser en plenitud hijos de Dios".

La Santa Cruz

"La cruz ha venido a ser para nosotros la Cátedra suprema de la verdad de Dios y del hombre. Todos debemos ser alumnos de esta Cátedra en curso o fuera de curso. Entonces comprenderemos que la cruz es también cuna del hombre nuevo".

"Donde surge la Cruz, se ve la señal de que ha llegado la Buena Noticia de la salvación del hombre mediante el amor. Donde se levanta la cruz, está la señal de que se ha iniciado la evangelización".

"La cruz se transforma también en símbolo de esperanza. De instrumento de castigo, se convierte en imagen de vida nueva, de un mundo nuevo".

"La cruz, en la que se muere para vivir; para vivir en Dios y con Dios, para vivir en la verdad, en la libertad y en le amor, para vivir eternamente".

Auténticos Seguidores

"San José es la prueba de que para ser buenos auténticos seguidores de Cristo no se necesitan "grandes cosas", sino que se requieren solamente las virtudes comunes, humanas, sencillas, pero verdaderas y autenticas."

El Sufrimiento

"Las palabras de la oración de Cristo en Getsemaní prueban la verdad del sufrimiento."

"Getsemaní es el lugar en el que precisamente este sufrimiento, expresado en toda la verdad por el profeta sobre el mal padecido en el mismo, se ha revelado casi definitivamente ante los ojos de Cristo."

"El sufrimiento humano ha alcanzado su culmen en la pasión de Cristo."

"La cruz de Cristo se ha convertido en una fuente de la que brotan ríos de agua viva."

"En la cruz de Cristo no solo se ha cumplido la redención mediante el sufrimiento, sino que el mismo sufrimiento humano ha quedado redimido."

"Pido para vosotros la gracia de la luz y de la fuerza espiritual en el sufrimiento, para que no perdáis el valor, sino que descubráis individualmente el sentido del sufrimiento y podáis, con la oración y el sacrificio, aliviar a los demás".

La Virgen Santísima

"El anuncio de Simeón parece como un segundo anuncio a María, dado que le indica la concreta dimensión histórica en la cual el Hijo cumplirá su misión, es decir en la incomprensión y en el dolor". Madre del Redentor #16

"El dogma de la maternidad divina de María fue para el Concilio de Éfeso y es para la Iglesia como un sello del dogma de la Encarnación en la que el Verbo asume realmente en la unidad de su persona la naturaleza humana sin anularla." Madre del Redentor #4

"María es ´llena de gracia´, porque la Encarnación del Verbo, la unión hipostática del Hijo de Dios con la naturaleza humana, se realiza y cumple precisamente en ella" Madre del Redentor #9

"El ir al encuentro de las necesidades del hombre significa, al mismo tiempo, su introducción en le radio de acción de la misión mesiánica y del poder salvífico de Cristo. Por consiguiente, se da una mediación: María se pone entre su Hijo y los hombres en la realidad de sus privaciones, indigencias y sufrimientos. Se pone "en medio", o sea se hace mediadora no como una persona extraña, sino en su papel de madre, consciente de que como tal puede -mas bien "tiene el derecho de"- hacer presente al Hijo las necesidades de los hombres." Madre del Redentor #21

"La Madre de Cristo se presenta ante los hombres como portavoz de la voluntad del Hijo, indicadora de aquellas exigencias que deben cumplirse para que pueda manifestarse el poder salvífico del Mesías". Madre del Redentor #21

"En Cana, merced a la intercesión de María y a la obediencia de los criados, Jesús da comienzo a su hora" Madre del Redentor #21

"En Cana María aparece como la cree en Jesús; su fe provoca la primera "señal" y contribuye a suscitar la fe de los discípulos" Madre del Redentor #21

"La misión maternal de María hacia los hombres de ninguna manera oscurece ni disminuye esta única mediación de Cristo, sino mas bien muestra su eficacia. Esta función materna brota, según el beneplácito de Dios, de la superabundancia de los méritos de Cristo... de ella depende totalmente y de la misma saca toda su virtud." Madre del Redentor #22

"Esta nueva maternidad de María, engendrada por la fe, es fruto del `nuevo' amor, que maduro en ella definitivamente junto a la Cruz, por medio de su participación en el amor redentor del Hijo." Madre del Redentor #23

Vida Consagrada

"La entrega total y la fidelidad permanente al Amor constituye la base de vuestro testimonio ante el mundo. Os pido una renovada fidelidad, que haga más encendido el amor a Cristo, más sacrificada y alegre vuestra entrega, más humilde vuestro servicio. "

"La necesidad de este testimonio público constituye una llamada constante a la conversión interna, a la rectitud y santidad de vida de cada religiosa."

"La Profesión religiosa coloca en el corazón de cada uno y cada una de vosotros, queridos Hermanos y Hermanas, el amor del Padre; aquel amor que hay en el corazón de Jesucristo, Redentor del mundo. Este es un amor que abarca al mundo y todo lo que en el viene del Padre y que al mismo tiempo tiende a vencer en el mundo todo lo que «no viene del Padre". (Redemptionis Donum, 9)

"El consagrado es el que afirma y vive en si mismo el señorío absoluto de Dios, que quiere ser todo en todos"

"La entrega total y la fidelidad permanente al Amor constituye la base de vuestro testimonio ante el mundo."

"Os pido una renovada fidelidad, que haga mas encendido el amor a Cristo, mas sacrificada y alegre vuestra entrega, mas humilde vuestro servicio."

"La necesidad de este testimonio público constituye una llamada constante a la conversión interior, a la rectitud y santidad de vida de cada religiosa."

"El consagrado es el que afirma y vive en sí mismo el señorío absoluto de Dios, que quiere ser todo en todos."

"Esta entrega nuestra "traspaso de propiedad", nos marcó con una señal particular, que pasó a ser nuestra identidad."

Devoción a los Dos Corazones

“Yo los exhorto a continuar sus esfuerzos en promover en el Pueblo de Dios un mejor entendimiento de la devoción a los Corazones del Hijo y de su Madre.” (1986)

 

Biografia del Papa Juan Pablo II Segundo informacion

Juan Pablo II

Consideramos que Juan Pablo II (1920-2005) será conocido en la historia como "Juan Pablo el Grande".
Es el Papa
#264 en la sucesión Apostólica
Ha iluminado las tinieblas del mundo con la luz del Evangelio, dándonos así una guía segura en tiempos muy difíciles.

Papal Zeal El escudo papal (derecha) representa la cruz de Cristo y la "M" de María Santísima, Su madre, al pie de la cruz. Es la primera vez que un escudo papal contiene una letra.


Su Pontificado


El Papa es el vicario de Cristo en la Tierra. Es la mayor autoridad moral en el mundo, no por designio humano sino por gracia de Dios. Le ha tocado pastorear a la Iglesia de Jesucristo en tiempos muy difíciles, llevándola al tercer milenio. Es el Papa de la Virgen, el Papa misionero; El que mas ha peregrinado, Al que mas personas han visto y escuchado; El que mas santos ha beatificado y canonizado -¡mas que todos los otros Papas juntos!. Es el Papa que mas ha utilizado los medios de comunicación en los ocho idiomas que habla; El que mas ha escrito; Visitó una sinagoga, El primero en visitar una iglesia protestante y una mezquita. Un Papa de extraordinaria sabiduría y don profético. Un pastor que nos ha protegido de feroces lobos. El que nos ha dado el primer catecismo universal en 5 siglos. El que ha enseñado mas sobre la familia, la mujer, el matrimonio...

El Papa Peregrino
133 países visitados
104 viajes pastorales al extranjero
Un total de 1.163.865 km. recorridos
Equivale a 30 vueltas al planeta o 3 viajes de ida y vuelta a la luna.

146 visitas pastorales en Italia
total de 250 viajes
301 visitas a parroquias en Roma

El Papa Predicador
1161 audiencias generales
a las que asistieron 17.6 millones
de Personas
Mas de 20,000 prédicas en el curso de 26 años de pontificado

Canonizado mas santos
que todos los papas juntos
Canonizó: 482 Beatificó 1338

Convocó 9 Consistorios
Instaló 232 Cardenales
Ordenó 321 obispos
Bautizó 687 niños y 814 adultos

Su día ordinario era de 18 horas de trabajo

A raíz del atentado, una bala traspasó su cuerpo. Lo han operado 7 veces, le han quitado 2.5 metros de intestino.

ESCRIBIO
44 Cartas Apostólicas
15 Exortaciones Apostólicas
14 Encíclicas
11 Constituciones Apostólicas
Varios libros

PRIMER CATECISMO
en cinco siglos

NUEVO CODIGO DE LEY CANONICA

Lo que no se puede medir son
SUS FRUTOS COMO BUEN PASTOR Y EVANGELIZADOR INCANSABLE

Karol Joseph Wojtyla (pronunciado Voi-ti-wa) nació en Wadowice, Polonia el 18 de Mayo de 1920, hijo de un oficial del ejército polaco, su madre fue maestra.

El 14 de Octubre de 1978, a la edad de 58 años fue elegido Papa. El primer no italiano en 456 años y el mas joven del siglo; suyo es el tercer pontificado mas largo de la historia. A la edad de 61años (13 de mayo de 1981), sufrió un severo atentado en la Plaza de San Pedro en el que las balas traspasaron su cuerpo. El mismo reconoce que la Virgen de Fátima le salvó la vida prodigiosamente. Sin duda las fuerzas del maligno han querido destruirlo pero Dios Todopoderoso lo ha protegido. Sobre su espalda el Papa lleva la cruz que manifiesta la batalla espiritual que libra la Iglesia. Todos sus sufrimientos lo han hecho mas santo y mas fuerte en el Espíritu. Su testimonio es en su sufrimientos mas admirable.

Atentado el 13 de Mayo de 1981 y Fátima
El Papa esta convencido de que Nuestra Señora intervino ese día para salvar su vida. Posteriormente, proclamaría a María como "mi madre por siempre, y especialmente el 13 de Mayo de 1981 cuando sentí tu presencia providencial a mi lado".

El Papa estaba además convencido de que aquel atentado estaba relacionado con el mensaje de Fátima. Mientras se recuperaba en el hospital, pidió que le trajesen todos los documentos relacionados con las apariciones de Fátima. Dichos documentos fueron llevados al Papa por el Obispo Pavol Hnilica, un obispo eslovaco que pasó años prisionero en campos comunistas y tuvo que ser consagrado en secreto.

El Obispo Hnilica destacó: "Algunos de los textos eran originales y poca gente los había visto. El Papa leyó todo con una atención meticulosa". Saliendo del hospital, el Papa Juan Pablo II le dijo al Obispo Hnilica: "He llegado a comprender que la única manera de salvar al mundo de la guerra, de salvarlo del ateísmo, es la conversión de Rusia de acuerdo al mensaje de Fátima".

Posteriormente tarde el Papa solicitó al obispo que le llevaran una estatua de Nuestra Señora de Fátima a Castel Gandolfo. Pidió que se construyera una iglesia pequeña en Polonia, en un bosque situado en la frontera con la Unión Soviética, a fin de que albergara dicha estatua. "Actualmente la estatua se encuentra allí, en la posición exacta que Juan Pablo II había deseado: con su mirada dirigida hacia Rusia", dice el Obispo Hnilica.

En el primer aniversario del atentado, Juan Pablo II fue a Fátima para llevar a cabo la consagración de Rusia de acuerdo al mensaje de Fátima y para agradecerle a Nuestra Señora por salvar su vida.

El 8 de Diciembre de 1983, el día de la Fiesta de la Inmaculada Concepción, las carta del Papa fue enviada a todos los obispos del mundo, incluyendo a los obispos ortodoxos. El Papa Juan Pablo II les informó que el iba a consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María y pidió a cada obispo hacer la consagración en unión con el Papa en su propia diócesis particular junto con el pueblo de Dios que le había sido encomendado. Asimismo, adjunta a la carta se encontraba la oración a ser utilizada para la consagración. La fecha elegida fue el 25 de Marzo de 1984, el día de la Fiesta de la Anunciación. Esto permitió un período de tiempo de tres meses para que las cartas llegaran a las diversas partes del mundo. Con esta consagración se abrieron las puertas los procesos que culminaron con liberación de Eurapa oriental tras la desaparición de la Unión Soviética.


Palabras del Papa:

El magisterio de Juan Pablo II es sumamente extenso y rico. Entre sus temas principales: La cultura de la vida, la purificación de la conciencia, el diálogo entre la fe y la razón, El Tercer Milenio y la nueva evangelización.

"El fin por el que todos juntos nos fatigamos es único: anunciar el Evangelio de Cristo para la salvación del mundo. Es una misión que queremos realizar con espíritu de fe y con disponibilidad al sacrificio, si fuera necesario, hasta la "entrega de la sangre".

"¡Que no desfallezca nunca en nuestro ministerio la fidelidad a Aquel que nos ha asociado íntimamente a su sacerdocio!. Que en el centro de vuestra vida esté siempre y sólo Él: ¡Cristo!".

"Con el pasar de los años se hace cada vez más profunda en mí esta convicción: Jesús nos pide que seamos sus testigos, que nos preocupemos sólo de su gloria y del bien de las almas".
-Juan Pablo II, 22-XII-03

 

Lo que hace la Iglesia por las víctimas del SIDA

http://tvnoticias.files.wordpress.com/2008/05/sida-2.jpg
Conclusiones de un estudio encargado por la Santa Sede sobre la situación y atención a los enfermos del SIDA en 112 países


- Del total de quienes se ocupan de los enfermos de VIH-SIDA en el mundo el 9.4% son Organismos eclesiales y el 15.1% Organizaciones no gubernamentales católicas. Esto es, el 24.5% se encuentra en manos de católicos. Sus recursos, comparándolos con el conjunto de recursos que se emplean suman solamente el 20.6% y en su gran parte no son recursos públicos sino privados. Ello nos lleva a dos conclusiones: la primera, que urge un conocimiento mutuo de estos agentes católicos de pastoral sanitaria para una ayuda recíproca y una mayor efectividad; la segunda que urge optimizar los recursos para una mejor y mayor atención a los enfermos.

- Otra conclusión pudiera ser la claridad en las metas y por tanto la claridad en la orientación en el trabajo pastoral, todo eso lo podemos reportar desde la doctrina que el Santo Padre nos expone respecto al problema del HIV-SIDA. Señalamos en especial la acción de prevención, y en ella, algo específicamente cristiano que el Papa señala claramente: hay que destacar la fuerza que debe tener en nuestros días la virtud de la castidad.- No cabe duda que en la dimensión secularista de nuestro mundo esta solución aparece como una ilusión y en algunos casos, como algo mojigato, prejuicios, con relación a lo terrible de una realidad que parece desbordar los dominios de la moralidad; sin embargo, no cabe la menor duda que para la Pastoral de la Iglesia católica, la virtud de la castidad aparece ahora como el reclamo más urgente en el ramo y que debe incrementarse tanto en su presentación oportuna y clara, como en su realización práctica. La virtud de la castidad aparece, es verdad, como un nadar contra la corriente en una sociedad pansexualista como la de hoy; pero es la solución verdadera al problema del contagio sexual. Lleva consigo toda una visión antropológica del amor y del sexo, y debe comprenderse en toda su extensión social, familiar, individual y personal. Se comprende de una manera en la exigencia de la castidad matrimonial y se vive de otra forma en la existencia célibe. Sin esta visión aceptada por la fe, se entiende cómo para muchos sólo queda como algo práctico el recurso a los preservativos. Sin la fe, se entiende también como para muchos sea un absurdo el que la Iglesia católica no acepte en su práctica de prevención dichos preservativos.- Dentro de la prevención se encuentra también una recta perspectiva frente a las substancias psicotrópicas y los estupefacientes, ya que según las conclusiones de la encuesta, se encuentra una incidencia fuerte entre la tóxicodependencia y el VIH-SIDA.- Respecto al trato a los seropositivos destacan las acciones de los Gobiernos de los diferentes países que hay que reconocer y animar. Hay que intensificar la acción de todo aquel que se está preocupando de estos enfermos; en todos hay que aumentar solidariamente la conciencia del buen samaritano, que en estos hermanos nuestros ve a los más pobres y desprotegidos que han caído en las garras de este terrible mal y hacia los cuales se exige la acción preferencial de todos.- Frente al drama espantoso que viven en especial los dos millones de niños huérfanos en el Africa sushariana, de padres muertos por la infección del VIH-SIDA, y la mayor parte de ellos también contagiados por dicha enfermedad, urge sensibilizar a todo el mundo para ir apresuradamente en su ayuda.

Últimamente ha habido una iniciativa que parece oportuno secundar: que se oficialice en todo el mundo el día de los niños contagiados de VIH -SIDA y que este día sea el 28 de diciembre, día en que la Iglesia católica celebra el día de los Santos Inocentes. Las ayudas pueden ser de todo tipo, una que muchas veces se olvida, y es evidente que se olvide en un mundo secularizado, es la oración. Será un medio especialísimo que tenemos para combatir esta plaga que nos ha inundado. Quiera la Virgen Santísima, salud de los enfermos, ir en ayuda muy particular de tantos niños desamparados que mueren continuamente a causa de este terrible mal y en general de todos los aquejados por el VIH -SIDA.
Vaticano 5 de julio de 2002
Javier Lozano Barragán
Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud
Ciudad del Vaticano - Santa Sede

 

La Iglesia ante el SIDA

http://tvnoticias.files.wordpress.com/2008/05/sida-2.jpg
Resumen de la Alocución de S.S. Juan Pablo II a la IV Conferencia Internacional sobre SIDA "Vivir, ¿para qué?" propiciada por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, celebrada en el Aula del Sínodo del Vaticano el 13, 14 y 15 de noviembre de 1989.

Doble desafío

Las estadísticas atestiguan que la juventud es la que está más afectada por el SIDA. La amenaza que se cierne sobre las jóvenes generaciones debe llamar la atención y comprometer el esfuerzo de todos, pues, humanamente hablando, el futuro del mundo está fundado en los jóvenes y la experiencia enseña que el único modo de prever es el de prepararlo.

La amenazadora difusión del SIDA lanza a todos un doble desafío, que también la Iglesia quiere recoger en la parte que le compete: me refiero a la prevención de la enfermedad y a la asistencia prestada a quienes han quedado afectados por ella. Una acción realmente eficaz en estos dos campos no podrá llevarse a cabo si no se intenta sostener el esfuerzo común con la aportación que deriva de una visión constructiva de la dignidad de la persona humana y de su destino trascendente.

Las particulares características de la aparición y difusión del SIDA así cómo la forma de afrontar la lucha contra esta enfermedad, revelan una preocupante crisis de valores. No se está lejos de la verdad si se afirma que paralelamente a la difusión del SIDA, se ha venido manifestando una especie de inmunodeficiencia en el plano de los valores existenciales, que no puede menos de reconocerse como una verdadera patología del espíritu.

Dos objetivos: informar y educar

Por consiguiente, es preciso en primer lugar reafirmar con firmeza que la obra de prevención, para ser al mismo tiempo digna de la persona humana y verdaderamente eficaz, debe proponerse dos objetivos: informar y educar para la madurez responsable.

Ante todo es necesario que la información impartida en las sedes idóneas sea correcta y completa, más allá de miedos infundados pero también de falsas esperanzas. La dignidad personal del hombre exige, además, que se le ayude a crecer hacia la madurez afectiva mediante una específica acción educativa.

Sólo con una información y una educación que ayuden a encontrar con claridad y con alegría el valor espiritual del "amor que se dona" como sentido fundamental de la existencia, es posible que los adolescentes y los jóvenes tengan la fuerza necesaria para superar los comportamientos peligrosos. La educación para vivir de modo sereno y serio la propia sexualidad y la preparación para el amor responsable y fiel son aspectos esenciales de este camino hacia la plena madurez personal. En cambio, una prevención que naciese, con inspiración egoísta, de consideraciones incompatibles con los valores prioritarios de la vida y del amor, acabaría por ser, además de ilícita, contradictoria, rodeando sólo el problema sin resolverlo en su raíz.

Por ello la Iglesia, segura intérprete de la ley de Dios y "experta en humanidad", se empeña no sólo en pronunciar una serie de "no" a determinados comportamientos, sino sobre todo de proponer un estilo de vida plenamente significativo para la persona. Ella indica con vigor y con gozo un ideal positivo, en cuya perspectiva se comprenden y se aplican las normas morales de conducta. A la luz de este ideal aparece profundamente lesivo de la dignidad de la persona, y por ello moralmente ilícito, propugnar una prevención de la enfermedad del SIDA basada en el recurso a medios y remedios que violan el sentido auténticamente humano de la sexualidad y son un paliativo para aquellos malestares profundos donde se halla comprometida la responsabilidad de los individuos y de la sociedad. La recta razón no debe admitir que la fragilidad de la condición humana, en vez de ser motivo de mayor empeño, se traduzca en pretexto para un aflojamiento que abra el camino a la degradación moral.

Comprensión y solidaridad

En segundo lugar, una prevención constructivamente encaminada a recuperar, sobre todo entre las jóvenes generaciones, el sentido pleno de la vida y la exultante fascinación de la entrega generosa, seguramente favorecerá un mayor y más amplio empeño en la asistencia a los enfermos de SIDA. Estos, aun en la singularidad de su situación patológica, tienen derecho, como cualquier otro enfermo, a recibir de la comunidad la asistencia idónea, la comprensión respetuosa y una plena solidaridad. La Iglesia que, a ejemplo de su divino Fundador y Maestro, ha considerado siempre la asistencia a quien sufre como parte fundamental de su misión, se siente interpelada en primera persona, en este nuevo campo del sufrimiento humano, por la conciencia que tiene de que el hombre que sufre es un "camino especial" de su magisterio y ministerio.

A los enfermos de SIDA: el consuelo de la Iglesia

Ante todo me dirijo, con afligida solicitud, a los enfermos de SIDA. Hermanos en Cristo, conocéis toda la esperanza del camino de la cruz, no os sintáis solos. Con vosotros está la Iglesia, sacramento de salvación, para sosteneros en vuestro difícil camino. Ella recibe mucho de vuestro sufrimiento, afrontado en la fe; está cerca de vosotros con el consuelo de la solidaridad activa de sus miembros, a fin de que no perdáis nunca la esperanza. No olvidéis la invitación de Jesús: "Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso" (Mt. 11,28). Con vosotros están, amadísimos hermanos, hombres de la ciencia, que se afanan por contener y por vencer esta grave enfermedad: con vosotros están cuantos, en el ejercicio de la profesión sanitaria o por elección voluntaria, sostenida por el ideal de la solidaridad humana, se dedican a asistiros con toda solicitud y con todo tipo de medios.

Vosotros podéis ofrecer a cambio algo muy importante a la comunidad de la que formáis parte. El esfuerzo que hacéis para dar una significado a vuestro sufrimiento es para todos un precioso reclamo hacia los valores más altos de la vida y una ayuda tal vez determinante para cuantos sufren la tentación de la desesperación. No os encerréis en vosotros mismos; buscad, más bien, y aceptad el sostén de los hermanos. La oración de la Iglesia se eleva cada día al Señor por vosotros, particularmente por los que viven la enfermedad en el abandono y en la soledad; por los huérfanos, por los más débiles, y por los más pobres, que el Señor nos ha enseñado a considerar los primeros en su Reino.

A la familia: primera escuela de vida

Luego, me dirijo a las familias. En el núcleo familiar se halla la primera escuela de vida y de formación de los hijos para la responsabilidad personal en todos sus aspectos, incluido el que está ligado a los problemas de la sexualidad. Vosotros podéis realizar la primera y más eficaz acción preventiva ofreciendo a vuestros hijos una recta información y preparándolos para elegir con responsabilidad los justos comportamientos tanto en el ámbito individual como en el social.

Después, en cuanto a las familias que viven en su interior el drama del SIDA, deseo que sientan dirigida a sí la comprensión que el Papa comparte con ellas, consciente de la difícil misión a que están llamadas. Pido al Señor que les conceda la generosidad necesaria para no renunciar a una tarea que, ante Dios y ante la sociedad, han asumido a su tiempo como irrenunciable. La pérdida del calor familiar provoca en los enfermos de SIDA la disminución e incluso la extinción de aquella inmunología psicológica y espiritual que a veces se revela no menos importante que la física para sostener la capacidad reactiva del sujeto. Sobre todo las familias nacidas en el signo del matrimonio cristiano tienen la misión de ofrecer un fuerte testimonio de fe y de amor, sin abandonar a su ser querido, sino más bien rodeándolo de solícitos cuidados y afectuosa compasión.

A los educadores: idónea y seria formación

A los profesores y a los educadores se dirige mi invitación a que se hagan promotores, en estrecha unión con las familias, de una idónea y seria formación de los adolescentes y de los jóvenes. Procúrese, especialmente en las escuelas católicas, una programación orgánica de la educación sanitaria en la que, armonizando los elementos de la prevención con los valores morales, se prepare a los jóvenes par un correcto estilo de vida, principal garantía para tutelar la propia salud y la de los demás. A vosotros, educadores, se os ha confiado la responsabilidad de orientar a las jóvenes generaciones hacia una auténtica cultura del amor, ofreciendo en vosotros mismos una guía y un ejemplo de fidelidad a los valores ideales que dan sentido a la vida.

A los jóvenes: sed de vida y amor

A los jóvenes de cualquier edad y condición digo: Obrad de modo que vuestra sed de vida y de amor sea sed de una vida digna de vivir y de un amor constructivo. La necesaria prevención contra la amenaza de SIDA no ha de inspirarse en el miedo sino en la elección consciente de un estilo de vida sano, libre y responsable. Huid de comportamientos caracterizados por la disipación, la apatía y el egoísmo. Sed, más bien, protagonistas en la construcción de un orden social justo, sobre el que se apoye el mundo de vuestro futuro. Practicad con generosidad y fuerza de imaginación formas siempre nuevas de solidaridad. Rechazad toda forma de marginación; estad cerca de los menos afortunados, de los que sufren, cultivando la virtud de la amistad y de la comprensión, rechazando toda violencia hacia vosotros mismos y hacia los demás. Vuestra fuerza ha de ser la esperanza y vuestro ideal, la afirmación universal del amor.

A los gobernadores y autoridades: plan global

A los gobernadores y a los responsables de la administración pública dirijo una urgente llamada a afrontar con todo empeño los nuevos problemas planteados por la difusión del SIDA. Las dimensiones que ha asumido, y que probablemente asumirá esta enfermedad, así como su estrecha conexión con algunos comportamientos que inciden en las relaciones interpersonales y sociales, exigen que los Estados se hagan cargo --con valor, con claridad de ideas y con iniciativas correctas-- de todas sus responsabilidades. En particular, a las autoridades sanitarias y sociales compete preparar y realizar un plan global de lucha contra el SIDA y la drogadicción; dentro de esta programación deberá ser reconocida, coordinada y sostenida toda justa iniciativa que los individuos, los grupos, las asociaciones y los diversos organismos pongan en marcha para la prevención, la curación y la rehabilitación. Igualmente la lucha contra el SIDA exige la colaboración entre los pueblos: y puesto que la demanda de salud y de vida es común a todos los hombres, ningún cálculo político o económico ha de dividir el esfuerzo de los Estados, llamados juntamente a responder al desafío del SIDA.

A los científicos e investigadores: respeto de la moralidad

A los científicos y a los investigadores, con una felicitación por su encomiable esfuerzo, va mi invitación a incrementar y a coordinar su trabajo, fuente de esperanza para los enfermos de SIDA y para toda la humanidad. Como ya se ha reconocido, "sería ilusorio reivindicar la neutralidad moral de la investigación científica y de sus aplicaciones... A causa de su mismo significado intrínseco, la ciencia y la técnica exigen el respeto incondicionado de los criterios fundamentales de la moralidad: deben estar al servicio de la persona humana, de sus derechos inalienables y de su bien verdadero e integral según el plan y la voluntad de Dios" (Instrucción Donum Vitae, 2). Hoy faltan aún vacunas y medicamentos que sean totalmente eficaces contra el virus del SIDA; es realmente de desear que la investigación científica y farmacológica pueda alcanzar pronto la suspirada meta. A la puerta de vuestra competencia y sensibilidad, ilustres científicos e investigadores, está tocando una humanidad implorante que espera una respuesta de vida, sobre todo de vuestra colaboración y entrega.

A los médicos y personal sanitario: testimonio de amor

A la espera del descubrimiento resolutivo, invito a los médicos y a todos los agentes sanitarios, empeñados en este delicado sector profesional, a traducir su servicio en testimonio de amor pronto a socorrer. Estáis viviendo individual y colectivamente la parábola del Buen Samaritano. Por lo tanto, vuestra solicitud no ha de conocer discriminación alguna. Sabed recoger, interpretar y valorizar la confianza que tiene en vosotros el hermano enfermo. Buscad siempre, a través de la asistencia, acercaros con discreción y amor a aquella misteriosa pero muy humana esfera psíquica y espiritual de la que puede brotar la energía viva y sanante que ayude al enfermo a descubrir, incluso en su condición, el sentido de la vida y el significado de su sufrimiento.

Y vosotros, agentes sanitarios voluntarios, que cada vez en número mayor dedicáis competencia y disponibilidad a los enfermos de SIDA o estáis empeñados en la obra de educación preventiva, unid y coordinad vuestras fuerzas, actualizar vuestra preparación, haceros promotores, incluso en el exterior, de una acción dirigida a sensibilizar a la comunidad social respecto a los problemas vinculados a la realidad y a la amenaza del SIDA. Sed los portavoces de las ansias, de las necesidades y de las expectativas de aquellos a quienes asistís.

A los sacerdotes y religiosos: heraldos del Evangelio del sufrimiento

A los hermanos en el sacerdocio, a los religiosos y a las religiosas, y en primer lugar a los que, entre ellos, se dedican a la pastoral sanitaria, se dirige mi más ardiente llamado a fin de que sean heraldos del Evangelio del sufrimiento en el mundo contemporáneo. La historia de la acción pastoral sanitaria de la Iglesia abunda en figuras ejemplares de sacerdotes, de religiosos y religiosas que en la asistencia a los que sufren han exaltado la doctrina y la realidad del amor. Vuestra acción, amadísimos hermanos y hermanas, para ser creíble y eficaz, ha de estar constantemente sostenida por la fe y alimentada por la oración. Vosotros que habéis hecho del seguimiento de Cristo el ideal exclusivo de vuestra vida, sentíos llamados a haceros presencia de Jesús, médico de las almas y de los cuerpos. Que los enfermos a quienes asistís adviertan en vosotros las cercanía de Jesús, y la vigilante y maternal presencia de la Virgen. Recoged con generosidad el llamamiento de vuestros Pastores, amad y favoreced el servicio a los enfermos, actuad en el signo de la abnegación y del amor, "para no desvirtuar la cruz de Cristo" (1 Co. 1,17). Estad cerca de los últimos y de los más abandonados. Practicad la hospitalidad, promoved y sostened todas las iniciativas que, en el servicio a quien sufre, exaltan la grandeza y la dignidad de la persona humana y de su destino eterno. Sed testigos del amor de la Iglesia por los que sufren y de su predilección por los más probados por el mal.

A todos los fieles: mensajeros de esperanza

Finalmente, invito a todos los fieles a elevar su oración al Señor de la vida para que ayude a la humanidad a sacar provecho incluso de esta nueva y amenazadora calamidad. Quiera Dios Iluminar a los creyentes acerca del verdadero y último "por qué" de la existencia, a fin de que sean siempre y en todas partes mensajeros de la existencia que no muere. Ojalá sepa el hombre de hoy repetir al Señor las palabras de Job: "Sé que eres todo poderoso: ningún proyecto te es irrealizable" (Jb 42,2). Si hoy, frente a la amenaza del flajelo del SIDA, estamos aún en búsqueda del remedio eficaz, confiamos en que, con la ayuda de Dios, triunfará finalmente la vida sobre la muerte y la alegría sobre el sufrimiento. Con este deseo invoco sobre vosotros y sobre cuantos gastan sus energías al servicio de la nobilísima causa las bendiciones del Dios Omnipotente.

 

Juan Pablo II y el SIDA

http://tvnoticias.files.wordpress.com/2008/05/sida-2.jpg
Síntesis del pensamiento del Papa Juan Pablo II acerca del SIDA y los agentes implicados

1. Naturaleza

El VIH-SIDA no daña solamente al cuerpo sino a toda la persona, sus relaciones interpersonales y su vida social. La Inmuno-deficiencia del VIH-SIDA también se da simultáneamente en el plano de los valores existenciales. Es una verdadera patología del Espíritu . Es un azote. Lleva consigo una crisis de valores morales.

2. Prevención

Hay que tener en cuenta el carácter sagrado de la vida humana; por tanto no es lícito ni el aborto ni la eutanasia dentro de las providencias que hay que tomar frente al VIH-SIDA. Para la prevención se necesita la información adecuada y debida de los valores morales y no se permite cualquier cosa que viole el valor de la sexualidad. La Prevención debe realizarse respetando la dignidad del hombre y su destino trascendente, excluyendo campañas que conlleven modelos de comportamiento que favorezcan la extensión del mal. Se trataría de informaciones que más que ayudar perjudicarían. Hay que informar y educar sin prejuicio de la ética. Hay que iluminar a los jóvenes sobre los valores que están en juego. El mejor remedio frente al VIH-SIDA, que se transmita por relaciones sexuales ilícitas, es la fidelidad matrimonial y la castidad. Para prevenir el VIH-SIDA hay que educar a los jóvenes y adultos de manera que puedan reencontrar la madurez afectiva y la sexualidad ordenada.

3. Comportamiento del enfermo

El enfermo de VIH-SIDA debe ser consciente de que Dios lo ama a él y a todos los demás enfermos, a todo lo que se relaciona con ellos, a sus familiares. Algunos comportamientos deliberados contribuyen a la difusión del VIH-SIDA. Se recomienda siempre el recto comportamiento sexual, el amor humano en el matrimonio en fidelidad y castidad, el libertinaje aumenta el peligro de contagio del VIH-SIDA. Los padres de familia deben evitar la enfermedad y su transmisión vertical. El Papa exhorta a los enfermos de VIH-SIDA a que ofrezcan sus sufrimientos por la difusión de la Verdad y el Amor de Cristo. A que ofrezcan sus sufrimientos por quienes están en riesgo de contraer la enfermedad.

4. Comportamiento de quien asiste al enfermo

Los agentes de pastoral de la salud que trabajan con los enfermos de VIH-SIDA deben mostrar el amor y la compasión de Cristo y de su Iglesia para con ellos; los agentes de la salud tienen una obligación moral y una responsabilidad social ante los enfermos del VIH-SIDA, tienen que mostrarse como el Buen Samaritano. El enfermo de VIH-SIDA debe ser tratado como Cristo mismo, Cf. Mt. 25, 31-46 . El enfermo de VIH-SIDA debe ser objeto de asistencia y de todo respeto. Se debe mostrar el amor misericordioso de Dios para con los huérfanos de padres que murieron por el VIH-SIDA. Debemos superar la barrera de la enfermedad y de la culpa moral en la atención a los enfermos del VIH-SIDA. Debemos permanecer cerca de los enfermos. Los agentes de pastoral de la salud deben ofrecer a los enfermos de VIH-SIDA toda clase de alivio moral y espiritual.

5. Autoridades civiles

Las autoridades competentes deben de actuar para tratar de resolver el problema de los enfermos del VIH-SIDA. No deben de implementar campañas de prevención contra el VIH-SIDA que incluyan modelos de comportamiento que favorezcan la expansión del mal; o también dar cierta clase de información que perjudique más que beneficie, respecto a contraer el mal del VIH-SIDA. Exhorta el Papa a que vengan de otros países a ayudar a África en el problema del VIH-SIDA, evitando, sin embargo, cualquier tipo de Colonialismo. Pide a los políticos que hagan todo el esfuerzo posible para poner fin a este flagelo del VIH-SIDA. Debe haber una solidaridad de los gobernantes con los enfermos de VIH-SIDA .

6. Científicos

Debe haber una solidaridad de los científicos que se esfuerzan por combatir el flagelo del VIH-SIDA. Augura el Papa que pronto se encuentren medicinas eficaces para debelar la enfermedad del VIH-SIDA, que se lleven a cabo investigaciones eficaces. El Papa exhorta a que se unan los esfuerzos científicos en la investigación de la cura del VIH-SIDA y no haya entre los científicos rivalidades estériles en el propio trabajo. Augura el Papa que pronto se llegue a encontrar la cura del VIH-SIDA gracias a estas investigaciones. Exhorta el Papa a que sigan adelante las investigaciones para encontrar la cura del VIH-SIDA. Así mismo pide a los hombres de ciencia, aunar sus esfuerzos para poner fin al flagelo del VIH-SIDA.


Síntesis elaborada por Mons. Javier Lozano Barragán
Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud

 

El impacto del SIDA según Juan Pablo II

http://tvnoticias.files.wordpress.com/2008/05/sida-2.jpg

Selección de pasajes de la Carta de Juan Pablo II a Kofi Annan Secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, con motivo de la XXVI sesión especial de la ONU sobre VIH-SIDA


"La epidemia del VIH-SIDA representa sin duda una de las mayores catástrofes de nuestra época, particularmente para África. No se trata sólo de un problema de salud, ya que la infección tiene consecuencias dramáticas en la vida social, económica y política de los pueblos.

Aplaudo los esfuerzos que se están realizando a nivel nacional, regional e internacional para afrontar este desafío, gracias a la puesta en marcha de un programa de acción destinado a la prevención y al tratamiento de la enfermedad. El anuncio que habéis hecho de la próxima creación del Fondo mundial "SIDA y salud" es un motivo de esperanza para todos. Deseo de todo corazón que las primeras conclusiones positivas se concreten rápidamente en un apoyo efectivo.

La terrible difusión del SIDA tiene lugar en un universo social caracterizado por una seria crisis de valores. En este campo, como en los otros, la comunidad internacional no puede eludir su responsabilidad moral; al contrario, en la lucha contra la epidemia debe inspirarse en una visión constructiva de la dignidad del hombre y trabajar en favor de la juventud, ayudándola a crecer hacia una madurez afectiva responsable.

La Iglesia católica sigue afirmando, a través de su magisterio y su compromiso en favor de los enfermos de SIDA, el valor sagrado de la vida. Los esfuerzos que realiza, tanto en la prevención como en la asistencia a las personas afectadas, a menudo en colaboración con las instituciones de las Naciones Unidas, se sitúan en el marco del amor y del servicio a la vida de todos, desde la concepción hasta el fin natural.

Dos problemas me preocupan particularmente, y estoy seguro de que serán tratados con especial atención en los debates de la sesión especial.
La transmisión del VIH-SIDA de la madre al hijo es una cuestión sumamente dolorosa. Mientras que en los países desarrollados, gracias a terapias adecuadas, se ha logrado reducir notablemente el número de niños que nacen con el virus, en los países en vías de desarrollo, particularmente en África, son muy numerosos los que nacen infectados, y esto constituye un gran sufrimiento para las familias y la comunidad. Añadiendo a este cuadro sombrío el desamparo de los huérfanos de padres muertos a causa del SIDA, nos encontramos ante una situación que no puede dejar impasible a la comunidad internacional.

El segundo problema es el del acceso de los enfermos de SIDA a los cuidados médicos y, dentro de lo posible, a las terapias antirretrovirales. Sabemos que los precios de estos medicamentos son excesivos, a veces incluso exorbitantes, comparados con las posibilidades de los ciudadanos de los países más pobres. La cuestión abarca diversos aspectos económicos y jurídicos, entre los cuales algunas interpretaciones del derecho a la propiedad intelectual.

A este propósito, me parece oportuno recordar lo que subrayó el concilio Vaticano II y que mencioné en la encíclica Centesimus annus sobre el tema del destino universal de los bienes de la tierra: "La propiedad privada, por su misma naturaleza, tiene también una índole social, cuyo fundamento reside en el destino común de los bienes" (Gaudium et spes, 71; Centesimus annus, 30). En virtud de esta hipoteca social, traducida en el derecho internacional, entre otras, por la afirmación del derecho de toda persona a la salud, pido a los países ricos que respondan con todos los medios disponibles a las necesidades de los enfermos de SIDA de los países pobres, a fin de que estos hombres y mujeres probados en el cuerpo y en el alma tengan acceso a los medicamentos que necesitan para curarse.

Vaticano, 21 de junio de 2001

 

La inefectividad del uso de preservativos ante la expansión del SIDA

http://tvnoticias.files.wordpress.com/2008/05/sida-2.jpg

Cardenal Alfonso López Trujillo.
Entrevista con Radio Vaticana

P: ¿PUEDE USTED POR FAVOR DEFINIR SU POSICIÓN EXACTA, TAL COMO LO EXPLICÓ A LA BBC, EN LO CONCERNIENTE A LA INEFECTIVIDAD DEL USO DE CONDONES PARA PREVENIR LA EXPANSIÓN DEL SIDA?

R: Acerca de mis declaraciones en una reciente entrevista con el programa de Televisión de la BBC, Panorama, con respecto al uso de contracepción para prevenir la expansión de AIDS, quiero declarar lo siguiente:

Yo pensaba que el tema era mejor conocido. En cambio, estoy sorprendido con algunas de las reacciones. Esto es más curioso aún si se tiene en cuenta que el programa aún no ha sido transmitido. El tema de sexo seguro ha sido tratado en varios estudios científicos. Entre mis preocupaciones, estaba mi intención de no desorientar a las personas, especialmente a la juventud, al hacerles creer que hay "seguridad", cuando de hecho la seguridad aún no ha sido probada. ¿Cuántos jóvenes han tomado el camino de la promiscuidad, empujados por hipótesis falsas, y han caído víctimas de esta pandemia? ¡Esto implica una responsabilidad seria!

En la entrevista de una hora que di a la BBC acerca de diferentes temas con respecto a la familia y a la vida, una pregunta fue dedicada al "sexo seguro". Yo afirmé lo siguiente:

Uno no puede hablar realmente de "sexo seguro" llevando a la gente a creer que el uso de condones es la fórmula para evitar el riesgo de HIV, y de esta forma vencer la pandemia de AIDS. Tampoco puede ser llevada la gente a creer que los condones proporcionan una seguridad absoluta. No se dice que hay un porcentaje grave de riesgo, no solamente de AIDS, sino también de diferentes enfermedades transmitidas sexualmente, y que el porcentaje de fracaso es bastante alto.

P: ¿DE QUÉ INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA SE HA VALIDO USTED PARA HACER ESTA AFIRMACIÓN?

R: Hay muchos estudios publicados que hacen surgir dudas bien fundadas respecto de la "seguridad" del uso del condón. Jacques Suaudeau, doctor en Medicina, quien ha seguido de cerca el debate y el problema de AIDS en África, tiene un importante artículo en nuestro Lexicon, lleno de anotaciones bibliográficas acerca del tema. Nosotros recibimos también noticias de un estudio informe de grupos que representan a 10.000 doctores que acusan al "Centre for Disease Control" (CDC) en los Estados Unidos, de cubrir la investigación del propio gobierno, la cual mostraba la "inefectividad de los condones en prevenir la transmisión de enfermedades sexualmente transmisibles". Este informe de "Catholic Family and Human Rights Institute" (un grupo en New York que monitorea los temas de la ONU en relación con la familia y la vida), manifiesta, además, que el rechazo de CDC a reconocer este hecho "ha contribuido a la epidemia masiva de enfermedades de transmisión sexual (STD)".

P: ¿CUÁL ES SU COMENTARIO ACERCA DE LA RESPUESTA DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD?

R: Yo no he visto repuesta alguna de OMS, y esto no parece extraño, siendo que el programa aún no ha sido transmitido. De cualquier manera, la OMS es meritoria en su trabajo en la cura de muchas enfermedades. Pero, con respecto al condón, ellos debieran emprender estudios científicos serios, y tomar un camino más efectivo, antes que asumir riesgos. Por ejemplo, la distribución de condones a niños y adolescentes, en sus bien conocidas campañas, constituye una grave responsabilidad.

Yo, simplemente, quise recordarle al público, secundando la opinión de un buen número de expertos, que, cuando el condón es empleado como contraceptivo, no es totalmente seguro, y que los casos de embarazo no son raros. En el caso del virus de AIDS -- el cual es cerca de 450 veces más pequeño que un espermatozoide-- el material de látex del condón obviamente ofrece una seguridad mucho menor. Algunos estudios revelan que la permeabilidad de condones puede llegar al 15% o aún hasta el 20% de los casos. Siendo así, hablar del condón como "sexo seguro", ¡es una forma de Ruleta Rusa! Y esto es aún sin considerar otras posibles razones para la falla del condón, tales como la degradación del látex debido a la exposición a la luz del sol y al calor, así como la rotura y el requebrajamiento.

P: ¿QUÉ RECOMIENDA ENTONCES LA IGLESIA CATÓLICA EN LA LUCHA CONTRA EL SIDA?

R: La Iglesia comprende las dificultades y angustias de la gente. Pero ella no puede quedarse quieta. Precisamente los valores morales de la fidelidad mutua de los esposos, así como la castidad, ya de suyo proporcionan una verdadera protección, y están conformes con el ser humano, y con el sexo responsable en contraposición al sexo frívolo.

La Iglesia vive de cerca el drama que sufren tantas familias y personas. Hoy la Iglesia tiene muchos centros para los enfermos. Hay también muchos centros de investigación. Hay muchas casas donde generosamente cuidan a los enfermos, especialmente en la fase terminal. Yo creo que no hay país en el cual la Iglesia no tenga este servicio.

Muy importante: nosotros recordamos a muchos huérfanos cuyos padres han muerto debido al AIDS. Donde hay fidelidad conyugal, la promiscuidad ---que es la principal causa de la diseminación de la enfermedad--- está superada. Donde hay una adecuada orientación con respecto a la sexualidad, una comprensión de la castidad, ciertamente se pueden superar los riesgos. Siendo así, la Iglesia invita a todos a la formación en los valores, especialmente de la juventud, y respecto de los deberes de la familia, lo cual constituye la única solución verdadera al problema. Algunos dicen que esto no es realista. Pero yo creo que el reto más serio es educar en el amor.

Todo esto requiere una visión elevada del hombre y de la mujer, de la fidelidad en el matrimonio y de la educación sexual, en virtud de la cual sea tenido en cuenta el aspecto moral del problema. Las instituciones que distribuyen condones a los niños y en las escuelas públicas son gravemente irresponsables. Los padres debieran reaccionar, ejercer su derecho a defender a sus hijos, de manera que ellos no sean atacados por este violento tipo de interferencia en su mundo de inocencia.

Aún mirando el problema solamente desde el punto de vista de la higiene, sin considerar la totalidad del problema moral, propongo que los Ministerios de Salud exijan, en los empaques de los condones y en la propaganda, así como en los aparatos o estanterías donde son exhibidos esos productos, la inclusión de la advertencia de que el condón no es seguro. Esto se ha hecho desde tiempo atrás con los cigarrillos, diciendo que el filtro no garantiza la protección.

(Traducción no oficial del texto original en idioma inglés, efectuada por Aurelio I. Cadavid López y Gloria Londoño de Cadavid, Miembros del Pontificio Consejo para la Familia)

 
. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR