BUSQUEDA / BUSCAR

OTRAS DEVOCIONES COTIDIANAS A LA VIRGEN

OTRAS DEVOCIONES COTIDIANAS A LA VIRGEN

Una de las más extendidas es la práctica de "angelus", que consiste en saludar a la Virgen con la recitación de tres Avemarías intercaladas con la evocación del misterio de la Anunciación, tres veces al día: al amanecer, al mediodía y al crepúsculo. "Este triple saludo de cada día (que suele ir señalado con el toque de las campanas en los templos) no surgió junto, ni al mismo tiempo ni en el mismo lugar, sino que surgió en varias épocas y en lugares diversos. Primero surgió el saludo vespertino. A él se le añadió el matutino, y más tarde se enlazó con el meridiano. Este proceso evolutivo abraza tres siglos: el XIII, el XV y el XVI.

Otra práctica diaria es el rezo de las "Letanías", serie de cuarenta y nueve invocaciones a Nuestra Señora con diversos títulos entresacados de la Sagrada Escritura y de los Santos Padres. Letanía viene de la palabra griega "Litaneuo" que significa "yo ruego", que es la respuesta a cada invocación "Ruega por nosotros". La fórmula más aceptada y consagrada en todas partes es la de las llamadas "Letanías lauretanas" o de Loreto, aprobadas definitivamente por el Papa Sixto V en l587.

Otra práctica cotidiana muy extendida es la de concluir el rezo del rosario mariano con la "Salve".
DEVOCIONES SEMANALES: EL SÁBADO MARIANO

En el principio del cristianismo el sábado no estaba dedicado a la Virgen, sino a la memoria de la sepultura de Nuestro Señor Jesucristo. Hacía el siglo X empezó a dedicarse este día de manera peculiar a María, quizás por la importancia litúrgica que en ese tiempo gozaba en casi todas partes. La Iglesia asumió desde el siglo XII esa práctica y la consagró oficialmente en la liturgia, con la institución del oficio de la Virgen en los sábados. Se dice que el Papa Urbano II prescribió, o por lo menos recomendó la práctica de rezar el oficio en honor de la Virgen, por el feliz éxito de la Cruzada (lO95).

La vinculación del sábado mariano a la liturgia se debe a la Orden de San Benito. Además del elemento litúrgico, existe gran variedad de prácticas populares muy extendidas en todo el mundo para honrar a la Virgen Santísima en los días sábados. Merecen especial mención las propagadas por las Ordenes de los Servitas y de los Carmelitas, que consiste en celebrar la tarde sabatina con especiales cultos a Nuestra Señora, especialmente el canto de la "Salve". Los Dominicos inculcan la celebración de los "Quince sábados" anteriores a la festividad del Santísimo Rosario.
DEVOCIONES MENSUALES Regreso a Contenido

Una de las más extendidas en Latinoamérica es la de los "primeros sábados", de reparación a la Virgen Santísima, devoción que en sus orígenes se atribuye a San Juan Eudes, pero fue organizada por Sor Dolores Inglese. italiana, de la congregación de las Siervas de María Reparadora. El mayor auge de esta devoción está vinculado a las apariciones de Nuestra Señora en Fátima, en cuyo celebre mensaje tiene principal cabida la reparación, manifestada en hechos como la comunión de los primeros sábados de cada mes, el rezo del Rosario y la consagración de los padecimientos al Inmaculado Corazón de María. Concretadas estas tres prácticas en la devoción de los " cinco primeros sábados", se ha difundido por todo el mundo, de manera que es escaso el templo católico en donde no se realice con especial fervor esta práctica devocional en honor de la Madre de Dios.
DEVOCIONES ANUALES: MAYO Y OCTUBRE

Desde la Edad Media se consagró el mes "de las flores" a la Virgen María para rendir culto a las virtudes y bellezas de la Madre de Dios. Quizá se escogió este mes también como una sustitución cristiana de las solemnidades paganas de ese mes en honor de Flora...

La primera noticia clara que se tiene de la consagración del mes de mayo a la Virgen, viene de Alfonso X, "el Sabio", rey de España, en el siglo XIII. Este rey - Juglar cantaba en sus "Cantigas de Santa María" los loores de mayo en honor de la Virgen Santísima.

Con el florecimiento espiritual del siglo XVI se dio gran impulso a esta hermosa práctica, con especiales ejercicios de piedad durante todos los días, en los que se van considerando diversos misterios, títulos y excelencias de la Madre del Señor. La universalización de esta práctica vino a verificarse en el siglo XIX, cuando fue favorecida y enriquecida con indulgencias por los sumos Pontífices Pío VII y Pío VIII.

En el mes de octubre se honra a Nuestra Señora con el Rosario, práctica que tiene su origen en las apariciones de Lourdes (l858) y ha sido ampliamente difundida por la Orden Dominicana. El papa León XIII enriqueció con indulgencias abundantísimas esta devoción, y la hizo extender a toda la Iglesia.

Entre los orientales griegos el mes dedicado a Nuestra Señora con especialidad, es el de Agosto, por la gran importancia que se le da a la Asunción de la Virgen Santísima en cuerpo y alma a los cielos, celebración que divide en dos partes el mencionado mes: una de preparación, del día primero al catorce, y otra de prolongación, del día l6 al 3l.

 

0 comentarios:

BUSQUEDA / BUSCAR