BUSQUEDA / BUSCAR

informacion sobre la purisima en nicaragua


¿Quién causa tanta alegría?
Gracias
Virgencita

Generala de todos los ejércitos de Nicaragua

La Virgen es «Generala» desde los tiempos de Tomás Martínez
Restaurarán rango militar a la Concepción de María
* Solemnes festejos y desfile en Granada
* Apareció flotando y se salvó de Walker

El Ejército Nacional restauró los honores de «Generala de todos los ejércitos de Nicaragua» a la Virgen de la Concepción de María, «La Conchita», patrona del país pinolero. El magno evento se realizó en la Plaza de la Independencia a las 4 de la tarde, aquí, ante el pueblo granadino y contando con la asistencia de autoridades civiles, religiosas y los altos mandos del EN.

Los principales promotores de este peculiar evento religioso y militar son: Don José Joaquín Quadra Cardenal, René González y el padre Guillermo Blandón, párroco de la Santa Iglesia Catedral.

GENERALA POR DECRETO
DEL PRESIDENTE TOMAS MARTINEZ

La Virgen de la Concepción de María, llegada a las costas de Granada de forma un tanto milagrosa hace 280 años, obró grandes milagros durante la Guerra Nacional que unió a los nicaragüenses y centroamericanos contra la invasión filibustera de William Walker. Por tales méritos celestiales, el General Tomas Martínez la declaró Generala de los Ejércitos de Nicaragua.

Según expresó José Joaquín Quadra Cardenal, en 1862 el general Tomas Martínez, «primer Presidente de Nicaragua, después de la Guerra Nacional, firmó el decreto, tomando en cuenta que la Virgen jugó un papel decisivo en las grandes batallas contra los filibusteros».

Agrega J.J.Q. que según los historiadores nicaragüenses de la época, William Walker incendió Granada y se ensañó con la Parroquia de Granada, hoy Iglesia Catedral, reduciendo a cenizas el edificio, «pero la Virgen no sufrió ningún daño», lo que fue considerado un gran milagro por los católicos de ese tiempo...

La imagen, según J.J.Q, vino a Granada, en una caja de madera, flotando entre las olas del Gran Lago Cocibolca, en 1721, «de forma milagrosa. Desde entonces se celebra La Purísima en Granada».


AMENIZARA BANDA DE LOS SUPREMOS PODERES

El magno homenaje a la Conchita, contempla, entre tras cosas, un concierto de la Banda de los Supremos Poderes, en la Plaza de la Independencia. Tocará piezas musicales alusivas a los cantos de La Purísima. La banda actuará a espaldas de la Cruz del Siglo.

El programa del evento contempla: Palabras del cura párroco de Catedral, padre Guillermo Blandón; Palabras de J.J.Q, quien hará referencia a la forma en que apareció la Virgen; el concierto de la Banda de los Supremos Poderes, intercalando dos poemas, uno de Pablo Antonio Cuadra y otro de Kiko Fernández, dedicados a la Virgen y declamados por estudiantes.

El Obispo de Granada, Monseñor Leovigildo López Fitoria, hará entrega de un cuadro de La Conchita al Ejército de Nicaragua. En tanto, el Ejército hará lo suyo restaurándole los honores que el general Martínez le prodigó a la milagrosa imagen. Finalmente la Virgen bajará de los altares para salir en la tradicional procesión en torno al Parque Central Colón, con la participación del Benemérito Cuerpo de Bomberos/

1 de Diciembre de 2001 | El Nuevo Diario
Cuando haya batallas, «La Conchita» irá a las trincheras
Ejército recibe imagen de su nueva
«Generala»
* Primera Purísima se rezó en Granada hace 300 años
* Cura recuerda que Fruto Chamorro la usó contra Jerez

—AUGUSTO CERMEÑO—
El Ejército Nacional llevará a los campos de batalla, cuando las circunstancias lo ameriten, a «La Conchita», según expresó el teniente coronel Fernando Cárcamo Ruiz, al recibir un cuadro de la imagen de la Patrona de los nicaragüenses y de los granadinos, en particular, de manos del Obispo de la Diócesis de Granada, Monseñor Leovigildo López Fitoria.

López Fitoria destacó el gesto de los encargados de resguardar nuestras fronteras y la soberanía nacional, demandando, en alguna forma, que los honores que este año se le están tributando a la Concepción de María se mantengan como un evento de todos los años. López Fitoria consideró que la actitud de las Fuerzas Armadas de Nicaragua es «única en todo el continente americano».

Monseñor se mostró bastante emocionado, de ver que el proyecto diseñado por José Joaquín Quadra Cardenal, René González y el padre Guillermo Blandón, cura párroco de la Santa Iglesia Catedral, tuviera tan calurosa acogida por los uniformados, los que delegaron en un alto oficial, como lo es el teniente coronel Cárcamo Ruiz, para patentizar la voluntad del Ejército Nacional de restaurar los honores que el general Tomás Martínez rindiera a «La Conchita» por decreto emitido en 1862.

OBRA MILAGROSA DE LA CONCHITA

El padre Guillermo Blandón, sonando bastante inspirado, se refirió a los hechos históricos que relacionan a la Virgen con grandes milagros en guerras, epidemias y grandes tragedias, en las que «siempre hemos encontrado en María nuestra madre, el refugio y el consuelo. Basta recordar aquel año de 1833, cuando nuestra ciudad sufrió la primera epidemia del cólera, todos los granadinos recurrimos a nuestra madre...».

Dijo que no se podía borrar de la memoria histórica de Nicaragua «aquellos tres días de oscuridad que sufrimos por la erupción del Cosigüina, el 20 de enero de 1835. María fue la luz que necesitábamos, cuando Granada sufrió una serie de temblores en 1890. Todos los granadinos llenos de temor salieron hacia las haciendas, invocando la intercesión de María, la causa de nuestra alegría».

Brindando otro dato histórico de los milagros de La Conchita, Blandón dice que «la ciudad de Granada sufrió el sitio de la guerra civil, en 1854. En ese momento de guerra, de temor, el general Fruto Chamorro pidió que se sacara la imagen de la Virgen y fuese llevada a cada una de las trincheras granadinas, recorriendo las líneas de fuego, y de esta manera se le atribuye la defensa de la plaza, que nunca fue tomada...».

GENERALA CON SUELDO Y TODO

«Es por esa razón, que durante el Gobierno del general Tomás Martínez, correligionario de don Fruto, todos los granadinos, junto con los militares, le pidieron al Gobierno de ese entonces, un acto de reconocimiento a la sagrada imagen de María Santísima, nuestra madre. Como un acto de correspondencia a la petición de todos los granadinos, el general decide, junto con todo su gabinete, darle a nuestra imagen el grado de Generala, asignándosele un sueldo para la reconstrucción del templo destruido por la guerra y se le nombra Patrona de los Ejércitos de Nicaragua», reveló el padre Blandón.

Desde entonces, año con año, el Ejército de Nicaragua, «siempre rendía homenaje a María Santísima, durante su novenario. Eso nos cuenta la historia», apunto Blandón.

ERA VENERADA EN EL CASTILLO DE LA INMACULADA

En tanto, don José Joaquín Quadra Cardenal, haciendo un poco de historia sobre cómo La Conchita llegó a Granada, dijo que «hace muchos años, esta imagen de La Conchita era venerada en el Castillo de la Inmaculada Concepción, en Río San Juan. Su estilo es franciscano, pues fueron los sacerdotes franciscanos los primeros evangelizadores de nuestro país, por ello tiene un Niño Jesús en sus brazos».

«En su mano derecha una lanza, con la que mata al dragón que tiene bajo sus pies. Hasta el Castillo de Río San Juan iban los granadinos a celebrar La Purísima. Un día, el viejo castillo se vio atacado una vez más por los piratas. Los españoles, temiendo, empacaron su objeto de mayor valor y aprecio. Y fue así, que en un cajón bien confeccionado, colocaron la imagen de la Virgen Santísima y se embarcaron rumbo a la ciudad de Granada», historió Quadra.

Agrega que «al llegar a las costas de nuestro Gran Lago, a la altura de Tepetate, el cajón cae al agua y al flotar sorprende a unas humildes lavanderas que estaban en sus quehaceres. Fueron a recogerla, pero el vaivén de las olas las acercaba y las alejaba. Las lavanderas creen que es un cajón encantado. Presurosas van al Convento de San Francisco a dar noticia a los frailes del cajón encantado».

EN SU PRIMER MILAGRO HIZO HABLAR A UN MUDITO

Los frailes, «sin perder tiempo van hacia el lugar y comprenden de inmediato que no es ningún encanto, sino que es el capricho de las olas con su vaivén. Entran al agua, toman la caja y con alegre sorpresa encuentran dentro la venerada y querida imagen de la Virgen María. Se organizan de inmediato y toman la imagen en procesión, recorriendo la calle de Santa Lucía. Levantan una enramada y celebran la primera Purísima, año 1721, es decir, casi 300 años».

Relató José Joaquín que los frailes tenían un muchachito mudito que lo utilizaban de mensajero. En la primera celebración «a la que concurrieron todos los granadinos con gran devoción y alegría, al celebrar los rezos y cantos, el fraile gritó: ¡Quién Causa tanta Alegría!. Y todos con gran entusiasmo respondieron: ¡La Concepción de María!, incluso, el mudito mensajero. Fue el primer milagro de La Conchita de Granada».

La historia contada por Quadra Cardenal se concentra en una copla que el mismo Quadra leyó, que dice textualmente: «Navegando por las aguas, en un cajón encantada, del Castillo vino a dar, a la ciudad de Granada»....

 

posted by Facebook Twitter Youtube on 8:04 under

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR