BUSQUEDA / BUSCAR

Elecciones y obispos

Elecciones y obispos

Elecciones y obispos
Adolfo Carreto
AVMradio.org

No entiendo por qué los políticos temen tanto a la Iglesia cuando expone públicamente su doctrina en asuntos que no solamente competen a su feligresía sino a la colectividad en general.
Cada vez que cualquiera de nuestros países inicia el proceso político preelectoral, las Conferencias Episcopales aportan a la colectividad su Documento con ánimo de alertar, exhortar y educar al electorado en el proceso. Y también, por qué no, a poner dudas sobre la honorabilidad de ciertos candidatos. Lo que suele asentar muy mal a los implicados. El caso actual de México es bien sonado, inclusive quienes se sienten implicados quieren llevar a algunos obispos ante los tribunales.
Aunque a veces estos documentos episcopales han sido tildados de intromisiones políticas de la Iglesia en un campo que no es de su competencia, los prelados continúan utilizando este "medio pastoral" como forma de intervención moral en algo que creen sí les compete. Esta es una modalidad ya no tan reciente en la literatura de las Conferencias Episcopales, al menos en cuanto al contenido de dichos documentos. Antes,los gobiernos no acusaban a la Iglesia de inmiscuirse en sus asuntos políticos. Ahora sí.
En su oportunidad Juan Pablo II dijo que la sacristía no era el lugar exclusivo de la Iglesia y de sus pastores, de ahí que la jerarquía siga insistiendo en la obligación de hacer sentir su voz en el contexto de los acontecimientos sociales, políticos, morales y religiosos. Al fin y al cabo, la vida humana en sociedad es una madeja de la que difícilmente podrán aislarse los distintos hilos que la conforman.
Son muy similares las recomendaciones de los obispos al respecto en un país y otro, sin duda porque son también muy idénticos los males de acá y de allá. Lo cual constata dos hechos: que los procesos de propaganda preelectoral o electoral lucen viciados en todos nuestros países (inmoralidad, insulto, calumnia, soborno, corrupción, etc.), y que los obispos alertan por igual a los ciudadanos contra tales desafueros.
Esta intromisión "política" de la Iglesia católica en el acontecer nacional es, lógicamente, aplaudida por unos, pero es de igual manera denigrada por los afectados.
No entiendo por qué los políticos temen tanto a la Iglesia cuando expone públicamente su doctrina en asuntos que no solamente competen a su feligresía sino a la colectividad en general. Si la Iglesia habla con propiedad, que con idéntica propiedad hablen los electorables, y a fuerza de razonamiento que cada quien se lleve el agua a su molino, si esa agua quiere ir a ese molino. Pero amenazar a los obispos con llevarlos a los tribunales porque digan que no se debe votar por los abortistas, como es el caso mexicano, me parece argumento que no convence.

Autor:

Adolfo Carreto

Fuente:

Church Forum www.churchforum.org

 

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR