BUSQUEDA / BUSCAR

¿Qué es una secta?

¿Qué es una secta?

La primera dificultad a la que nos enfrentamos quienes deseamos estudiar un poco sobre las sectas y los nuevos movimientos religiosos es precisamente poder definir claramente que son unos y otros.

Siempre Fiel


La primera dificultad a la que nos enfrentamos quienes deseamos estudiar un poco sobre las sectas y los nuevos movimientos religiosos es precisamente poder definir claramente que son unos y otros. El tema es tan amplio como confuso y muchas veces son casi imperceptibles las diferencias que existen entre ellos.

La palabra secta viene del latín secare; que significa sectar, cortar. También se ha dicho que la palabra viene de secedere que significa separarse. En ambos casos siempre está presente la idea de separación.

En Europa la palabra secta se ha concebido derivada principalmente de sequi; seguir y se asocia a la idea de seguir a un maestro, a un líder. De hecho en muchas sectas así sucede.

Según la definición que nos brinda Yves de Gibon en el Diccionario de las Religiones compilado por el Cardenal Paul Poupard, el término secta designa un grupo de oposición a la doctrina y a las estructuras de la Iglesia, e implica también, la mayoría de las veces, la idea de disidencia. En un sentido más amplio, se aplica a todo movimiento religioso minoritario.

Por su parte el Secretariado para la Unión de los Cristianos del Estado Vaticano en un estudio realizado en 1984 expresa: “por razones practicas como secta se definen “algunos grupos religiosos con una concepción del mundo suya especifica, derivadas de, pero no completamente de acuerdo con las enseñanzas de las grandes religiones mundiales”

De aquí nace una primera distinción que no debemos obviar: el origen de cada secta.

Es decir: si nacieron dentro de la religión cristiana o si se basan en otras religiones. En el caso de las que surgen dentro del cristianismo, según este mismo documento, el criterio para distinguir entre sectas de origen cristiano, por una parte, e Iglesia y comunidades eclesiales por otra se debe fundar en las “fuentes” de enseñanza de estos grupos.

Así las sectas podrían ser aquellos grupos que además de la Biblia tienen otros libros “revelados” o “mensajes proféticos”; que excluyen de la Biblia algunos textos proto-canonicos, o cambian radicalmente su contenido.

Con el objetivo de tener un contexto más amplio consideramos que es conveniente revisar las definiciones que sobre este tema nos dan tres especialistas el P. Francisco Sampedro Nieto, C.M. Oscar A. Gerometta y el P. Manuel Guerra Gómez.

Para el P. Sampedro en su libro “Sectas y otras doctrinas en la actualidad” la secta “es un grupo que está separado de la totalidad cristiana y que se cree el único poseedor de toda la verdad, se cierra sobre sí en torno a líderes, excluye a los demás, los considera como no salvados y actúa proselitistamente.”

Por su parte Oscar A. Gerometta en “Aproximaciones… al fenómeno de las Sectas” las define como “Grupo humano que se ha separado de otro preexistente priorizando una afirmación parcial por encima de la verdad, al seguir a un maestro particular o su doctrina; y que, por tanto, se inhabilita a sí mismo para la comunión.”

El P. Manuel Guerra Gómez en su “Diccionario Enciclopédico de las Sectas” dice: “Una secta es la clave existencial, teórica y práctica, de los que pertenecen a un grupo autónomo, no cristiano, fanáticamente proselitista, exaltador del esfuerzo personal y expectante de un cambio maravilloso, ya colectivo –de la humanidad-, ya individual o del hombre en una especie de superhombre.”

Esta es una de las definición que consideramos mas completas sobre el tema, sobre todo por la explicación detallada que el padre da en su obra y de la cual a continuación reproducimos algunos fragmentos

a) Una secta es la clave existencial: Tiene razón Zubiri: “El hombre no tiene religión, es religión” (…) Es religioso por su misma naturaleza, (…) Cuando no se llena el reducto religioso o queda tronchado el anhelo de lo trascendente, del Misterio, el hombre padece las consecuencias, cayendo en alguna degradación de lo religioso. Precisamente la raíz que produce la aparición de las sectas y su proliferación se hunde en el terreno inseguro de esta insatisfacción presente en el hombre (…) de nuestro tiempo (…). La secta, con su doctrina, sus normas de comportamiento, sus ritos, el calor humano de grupo, etc., es como la forma mentís de sus adeptos o lo que forma y conforma su visión de sí mismos, de los demás, del mundo y de lo transcendente así como su criterio ético de conducta. (…)

b) Teoría y práctica: Cada secta trata de ser la clave de la existencia de sus adeptos en todas sus vertientes, la que desvela las interioridades y pone en marcha y hace funcionar todos los resortes del psiquismo humano en todos sus estratos. (…) Precisamente uno de los reproches más frecuente lanzados contra las sectas por las personas del entorno socio-familiar de sus adeptos se refiere a la anulación de su identidad psíquica anterior: modo de pensar, de sentir, creencias religiosas, normas etico-morales, aficiones artistico-literarias y deportivas, así como su substracción y como secuestro de su circulo anterior: familia, amistades, etc. (…)

c) De los que pertenecen: La pertenencia a una secta no es uniforme ni idéntica desde el comienzo. Hay un proceso de etapas diferenciadas:

1) el encuentro ocasional:, sea personal o directo, ya fortuito (en la calle, etc.), ya programado (visita domiciliaria de los adeptos, visita por curiosidad a un mago vidente, etc.), sea impersonal e indirecto (lectura de revistas, libros, programa televisivo, etc.) suelen ser el punto de partida.

2) La clientela: Uno se convierte en “cliente” si con cierta periodicidad, acepta la visita domiciliaria (…) o el mismo los visita (…). El cliente de una secta religiosa o mágica puede seguir “cumpliendo” con sus obligaciones religiosas en la iglesia tradicional (…) bodas, primeras comuniones, entierros, etc. incluso el precepto dominical, pero su mente y corazón se hallan ya –casi o sin casi- más fuera de la Iglesia que dentro de ella. Consulta sus problemas vitales e íntimos al adepto de la secta, al mago, no al sacerdote.

3) La adicción: En la fase anterior ya hay algún grado de adición o dependencia, pero informal, sin “legalización” oficial ni reconocimiento ritual. En esta nueva etapa se oficializa (…) es decir, se ha iniciado en una secta.

4) Adepto hacedor de adicción y los responsables de la misma: Tampoco tiene el mismo grado de adicción no de responsabilidad todos los ya incorporados a una secta. (…) No todos los miembros de la misma secta padecen el mismo grado de adición ni consecuentemente es la misma su capacidad de “contagio”, como tampoco es idéntico su conocimiento de la realidad interna de la secta. No es igual la responsabilidad de un fundador, de un líder, de los directores subalternos, de los simplemente subordinados. (…)

d)a un grupo: Evidentemente, uno o dos individuos no forman una secta; se requiere de un grupo. Pero, aunque a veces se dice lo contrario, el número reducidos de miembros no es una nota definitoria.

e) Autónomo: Cada secta es un grupo autónomo, independiente. (…)La autonomía se extiende a todas las vertientes de su vida: doctrina, disciplina, organización. Este rasgo tiene mucha más importancia de lo que puede parecer a primera vista porque:

1)La autonomía facilita el espiritud sectario. (…) cuanto más autónomo, mas aislado y aislante.

2)Explica también los cambios de doctrina en materias importantes, el relativismo de jehovismo, mormonismo, etc.

3)Permite comprender por qué una secta normal hasta cierta fecha se vuelve peligrosa de repente. Si el líder pierde la cabeza, (…) todos enloquecen y pueden precipitarse en los horrores del suicidio colectivo, ritual, etc

f)No cristiano: El cristianismo abarca a los católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes con sus incontables confesiones y denominaciones. Una secta no es cristiana aunque el termino cristiano figure en su misma denominación (…). No es cristiana por tres motivos fundamentales:

1. No admite el mínimo dogmático cristiano. Para ser cristiano-protestante, se requieren tres condiciones a saber, creer en el misterio de la Santísima Trinidad; (…) creer en la divinidad de Jesucristo, o sea, que Jesús de Nazaret, además de hombre es Dios; recibir el bautismo como medio de incorporación a Cristo.

2. La revelación abierta hasta nuestros días. Además, el cristianismo cree que la Revelación divina se cerró o quedó definitivamente clausurada tras la muerte del último Apóstol. Desde entonces pueden haber revelaciones privadas, que tal vez obliguen en conciencia a los afectados de modo directo, pero no a todos los cristianos.

3. Las sectas o marginan la Biblia, que queda convertida en uno de tantos libros de índole religiosa o tienen para ellas un valor especial.

g) Fanáticamente proselitista.

h) Exaltador del esfuerzo personal. Según la fe cristiana, el hombre no puede alcanzar su destino sobrenatural y eterno por sí solo, por sus solas fuerzas naturales. Para alcanzar la unión con Dios y, mediante ella, la felicidad eterna hay que conjugar la buena voluntad del hombre –su cooperación- con la acción de la gracia divina y las mociones interiores del E. Santo. (…) En las sectas todo es obra del esfuerzo de los adeptos con la ayuda del grupo. Prescindo de las excepciones que lógicamente hay como en casi todo.

i) Expectante de un inminente cambio maravilloso: ya colectivo (de la humanidad), ya individual (una especie de transformación del hombre en superhombre). Las sectas coinciden en esperar un cambio maravilloso e inminente, aunque difieren al señalar su amplitud y naturaleza. Las principales modalidades son:

1)El fin del mundo;

2)Un fin catastrófico, aunque sin fin del mundo;

3)El paso de una edad a otra;

4)El paso a un paraíso extraterrestre.



Para terminar creemos que es importante hacer unas últimas precisiones y para esto nos vamos a remitir a los textos conclusivos de la IV conferencia general de Celam conocido como el Documento de Santo Domingo.

En el pto. 1.4.5 apéndice 140 dice: Las sectas fundamentalistas son grupos religiosos que insisten en que sólo la fe de Jesucristo salva y que la única base de la fe es la Sagrada Escritura, (...) se caracterizan por su afán proselitista.

Es decir se tratan básicamente de grupos de origen y doctrina cristianos, que se separaron por diversos motivos y situaciones del tronco histórico del cristianismo como pueden ser Asambleas de Dios, Los Evangélicos y los grupos pentecostales.

Desde esta perspectiva entonces no podemos denominar sectas a los grupos que encuentran su origen en algunas otras escuelas del pensamiento o aquellos que no tienen como base de su religiosidad el cristianismo.

A estos grupos el mismo documento en el punto. 1.4.6. los califica como Nuevos Movimientos Religiosos y los describe como "hechos socio culturales que a través de formas de religión generalmente sincréticas logran expresar su identidad y sus anhelos”.

 

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR