BUSQUEDA / BUSCAR

3 MITOS SOBRE EL CRECIMIENTO DE LAS SECTAS

3 MITOS SOBRE EL CRECIMIENTO

DE LAS SECTAS

Autor: Martin Zavala M.P.D.


Guatemala y las Sectas: ¿El por qué de su crecimiento explosivo?

Este hermoso país donde antiguamente era de una mayoría católica, ahora es uno donde las sectas evangélicas han llegado a ser cerca de un 35% ¿Qué fue lo que paso?





Introducción

El caso de Guatemala viéndolo desde la fe cristiana debe de servirnos para reflexionar seriamente sobre lo que esta pasando en este país y en otros donde el proselitismo sectario es un hecho y han logrado que millones de católicos abandonen la fe. Actualmente en este país el 35% ya es protestante, en otros países ya han crecido en un 25, 20 o 15%. El Secretario del Movimiento Internacional de la Iglesia de Dios y de Pentecostés, denominación evangélica, José Elías estima que en Guatemala existen actualmente unos diez mil grupos fundamentalistas.



La gran mayoría de los que actualmente son miembros de sectas fundamentalistas antes fueron católicos. Que increíble que halla sucedido todo esto en un período de solamente cien años: 1900-2000. Obviamente que esto no es una simple casualidad o fruto de las campañas protestantes y de sus misiones.



Señalemos tres aspectos fundamentales que han contribuido en gran manera a que el crecimiento de las sectas halla sido de una manera explosiva. Son tres mitos que se repiten en muchos países y que son necesarios descubrir para poder enfrentar con seriedad y objetividad este fenómeno. Como todo mito, siempre inicia o parte de una realidad, pero poco a poco va exagerándose hasta convertirse en una verdadera leyenda que hay que desmitificar. Todavía hay tiempo de corregir: el rumbo de la historia.



1.- Primer Mito. Calidad Vs. Cantidad; el abandono total.

Hace poco, en Guatemala, fue la canonización del Hermano Pedro de San José de Betancur (1626-1667), uno de los acontecimientos más importantes de la historia del catolicismo guatemalteco. Al ser algo de suma importancia y darse en este país invadido por las sectas, no faltaron pastores y líderes católicos que aprovecharon la ocasión para hablar sobre el por qué las sectas habían crecido tanto.

Al leer las declaraciones de prensa me llamó mucho la atención el comentario de un líder católico que comentó: «Antes había un 99 por ciento de católicos» en el país, «pero muchos no tenían nada de compromiso, eran solo católicos de nombre; ahora tenemos un 70 por ciento». «Lo más importante es la calidad del católico, que es muy superior. No nos estamos fijando en la cantidad...”.



Con esto lo que estaba queriendo decir era que no importaba que se le fueran miles de personas de su diócesis a las sectas. Que al cabo que ni eran buenos católicos, sino solamente de nombre. Exactamente eso y otras cosas muy parecidas he escuchado de parte de algunos pastores católicos que desafortunadamente no han entendido ni en lo básico, lo que significa ser pastor. Todavía recuerdo cuando un sacerdote tranquilamente me decía: Mira Martín, en mi parroquia hay veinte mil fieles, si se van 15 mil no importa, siempre y cuando se queden 5 mil buenos y comprometidos con la Iglesia, con Jesucristo y con el prójimo.

Que tremendo. Con razón las sectas han crecido a este nivel en Guatemala y en otros países. Como decimos en México: Con estos amigos, para que quiero enemigos.

Sin duda que este es uno de los grandes mitos que ha paralizado a muchos pastores católicos que cuando ven que en su diócesis o parroquia se le están yendo a las sectas se quedan de brazos cruzados y tranquilizan a su conciencia con el pretexto de que los que se fueron no eran buenos católicos, que lo importante no es la cantidad sino a calidad.

El pastor católico que piensa así simplemente no va a hacer nada por evitar que se le vayan, pues ya justifico y racionalizó este hecho y lo verá hasta con agradó. Incluso hasta lo gritará en algún medio de comunicación como si fuera el gran descubrimiento. Con estas actitudes créame que ni falta hace un “feroz ataque y proselitismo de las sectas” para crecer en un pueblo o ciudad. Basta que llegue un ‘despistado’ con la Biblia en la mano y dispuesto a ganar adeptos para hacer crecer su grupo. En poco tiempo se dará cuenta que el dueño de las ovejas, léase pastor católico, no hará nada por defenderlas y feliz las dejará ir porque a él solo le interesa la calidad, no la cantidad.

Que tristeza y que actitud de pastor tan anti-evangélica, pues Jesucristo dijo e hizo exactamente lo contrario. Escuchemos a Nuestro Señor:

“¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le descarría una de ellas, ¿no dejará en los montes las noventa y nueve, para ir en busca de la descarriada?

Y si llega a encontrarla, les digo que tiene más alegría por ella que por las 99 no descarriadas. De la misma manera, no es voluntad de su Padre celestial que se pierda uno solo de estos pequeños”. Mt 18,12-14



Jesús es capaz de ir por una sola “oveja descarriada” y hoy algunos hacen al revés: cuidan y se conforman con una, dejando completamente abandonadas a las 99 a merced de cualquier lobo que se aparezca. Pensar: no me importa la cantidad sino solamente la calidad, es un Mito que se ha creado y que ha servido como un trampolín para el sectarismo, pues quien así piensa, no hará ni lo mas mínimo por impedir que se le vayan.

No es digno de alguien que quiera ser un pastor verdadero el seguir esta actitud. Al contrario, hay que estar dispuestos, como Jesús, a dar la vida por las ovejas(Lc 15,4-6;Jn 15,13). Preocuparse solamente por las ovejas que están gorditas y felices y abandonar a las que están débiles en la fe no es de pastores sino de asalariados. Mas aun, creo que ni de asalariados, porque ningún asalariado, preocupado por sus ovejas, permitiría que las “flaquitas” le fueran devoradas por el lobo.

La exhortación apostólica que habla sobre la formación de los sacerdotes en el mundo actual(Pastores Dabo vobis) dice:

«Os daré pastores según mi corazón» (Jer 3, 15). Con estas palabras del profeta Jeremías Dios promete a su pueblo no dejarlo nunca privado de pastores que lo congreguen y lo guíen: «Pondré al frente de ellas (o sea, de mis ovejas) Pastores que las apacienten, y nunca más estarán medrosas ni asustadas» (Jer 23, 4).(Cfr. Pastores Dabo vobis No. 1)

Estas son las primeras palabras de este documento. Son tomadas de la Biblia y hablan sobre lo que es ser un buen Pastor. Son palabra dirigidas a los obispos, sacerdotes y a todos los fieles. Palabras que no pueden compaginarse con el mito=pretexto de que lo que importa es la calidad. Palabras que son un llamado directo a cuidar a todas y cada una de las ovejas si se quiere enfrentar con seriedad el proselitismo sectario.



2.- Segundo Mito. Rockefeller y la invasión del sectarismo: El complejo de víctima.

La segunda cosa que me llamó poderosamente la atención al leer la nota prensa de lo sucedido en Guatemala, fue que alguien mas comentó que varios representantes de la Santa Sede han “denunciado” en los últimos años que Guatemala se ha convertido en una especie de experimento para los grupos fundamentalistas de Estados Unidos para penetrar en toda América Latina.

Que el origen de esta invasión se encuentra en el informe redactado por Nelson A. Rockefeller para el presidente Richard Nixon en agosto de 1969. Según esta manera de pensar, el documento sostenía que tras el Concilio Vaticano II «la Iglesia católica ha dejado de ser un aliado de confianza para Estados Unidos y la garantía de estabilidad social en el continente (sudamericano)», por lo que insistía en «la necesidad de sustituir a los católicos por otros cristianos en América Latina».

Rockefeller pedía en el documento apoyar «a los grupos fundamentalistas cristianos (protestantes) y a iglesias tipo Moon y Hare Krishna».



Al leer eso me acorde de algunos teólogos y escritores de otros países que también ponen a esto como la causa principal del “éxito” de las sectas. Con todas estas explicaciones lo que estaban diciendo era que las sectas habían crecido enormemente en Guatemala porque sencillamente tenían el respaldo más poderoso del mundo: El del gobierno de Estados Unidos. En realidad no querían decir esto solamente, sino que como era una invasión con respaldo económico, logístico etc. Entonces la Iglesia Católica era una “víctima” mas del imperialismo norteamericano. No se podía hacer nada ante tal enemigo.



Vaya forma de encontrar excusas para no hacer algo en concreto para frenar el proselitismo de las sectas. Una cosa es el hecho de que si haya ese informe y otros similares

Y otra muy diferente el hecho de que esta sea la causa principal del exagerado crecimiento de las sectas. Si eso fuera cierto como se podría explicar el tremendo crecimiento que en este momento esta teniendo la secta: Iglesia Universal del Reino de Dios, mejor conocida como “Pare de sufrir”. Nació y creció en Brasil. De allí, en pocos años se ha extendido a muchos países del continente incluyendo a los Estados Unidos y hasta a Europa.



No. El exagerar y poner como causa principal del crecimiento sectario a la llamada: “Teoría de la conspiración” es continuar con el “complejo de víctima” que tiene hundido a muchos gobernantes que culpan de todos sus males a Estados Unidos. Usar esta idea para “no hacer nada” porque es un enemigo poderos es caer en actitudes derrotistas que no son dignas de un servidor cristiano que confía plenamente en el Poder de Dios y además, ni siquiera concuerda con estudios sociológicos de actualidad que han analizado el fenómeno de las sectas. Esto es un mito mas a descubrir y a poner en su justa dimensión. Es tiempo a considerarnos con la capacidad suficiente de ser “constructores de nuestra propia historia”.



Es tiempo de ponernos a trabajar en serio y a luchar por el sueño y deseo de Nuestro Señor Jesucristo:

“Que todos sean uno. Como Tú Padre estás en mi y yo en ti,

así sean uno en nosotros”.

Jn 17,21



3.- Tercer Mito. La solución es el Kerigma: Enfrentando por la lateral.



Al estar escribiendo este artículo sobre como en Guatemala se dan “los mitos sobre el sectarismo”, recordé uno mas. Este no fue por un comentario de alguien hablando sobre la visita del Papa a ese País. Este “mito” lo descubrí, mas bien, como un resultado de mi visita a ese país, de analizar los ministerios católicos que allá se encuentran y de reflexionar sobre el trabajo que desarrollan en otras ciudades.

Las preguntas iniciales que nos ayudarán a esclarecer esto son:

· ¿Por qué si en Guatemala hay excelentes predicadores de talla internacional, al mismo tiempo es en donde hay mas sectas de todo el continente después de Puerto Rico?

· ¿Por qué si hay tantos movimientos y ministerios de evangelización tan fuertes no han podido frenar el sectarismo?

· ¿Por qué habiendo allá misioneros y predicadores católicos por todos lados e incluso saliendo a otros países no se ha detenido el avance de las sectas sino todo lo contrario?

La respuesta no es tan difícil si se conoce el perfil del apostolado que hemos mencionado. El 99 % de los predicadores, ministerios y movimientos han concentrado casi todos sus esfuerzos en predicar el Kerigma. Son ministerios con un alto grado de enfoque en el “primer anuncio” o predicación kerigmatica que consiste en anunciar la Buena Nueva de Jesucristo y provocar una conversión y adhesión personal a nuestro Señor.

¿Acaso esta mal hacer eso? Por supuesto que no. Eso es necesario, urgente y valioso. Bendito sea Dios que existen y ojalá y haya mas ministerios y predicadores fuertes en este aspecto. El problema y el mito creado es que muchos pensaron y llegan a decir que lo que hace falta hacer en la Iglesia para que las sectas no crezcan es anunciar el Kerigma.Terminaron yéndose por “la lateral”. Algunos hasta llegaron a pensar que las sectas desaparecerían automáticamente, pues al encontrarse con un Cristo “vivo” en la Iglesia Católica, ya no habría razón para que se fueran. El resultado es que se siguen yendo, pero ahora se van “ya evangelizados”.

Claro. Imparten retiros; organizan congresos; graban casetes de predicaciones; forman ministerios de alabanza; crean ministerios de intercesión; tienen programas de radio y NUNCA O CASI NUCA hablan del problema de las sectas y de cómo defender la fe.



Muchos, al concentrarse solamente en este aspecto de la pastoral: el Kerigma, terminaron incluso perdiendo su identidad como católicos y obviamente no colaboran en este aspecto a pesar de andar por varios países y tener ministerios y realizar congresos. A veces es tanta la perdida de identidad que el mismo predicador o líder termina en una secta. Cuando fui a ese país un sacerdote me comentaba: “Habla claro y director sobre el lugar de la Iglesia en el Plan de salvación, pues aquí tenemos a un “líder católico” que le dice a la gente que si un día les prohibo que sigan no hay problema, que tienen dinero y que pueden fundar otra iglesia”.



Con que razón las sectas crecen. Kerigma sin catequesis y sin formación continua en la fe es comida predilecta para los protestantes. Kerigma sin enseña sobre como “Defender la fe”(Apologética) aprendiendo a dar “razones de la esperanza 1 Pe 3,15 es mandarlos a la boca del león.

Predicar solamente el Kerigma como solución a las sectas es un mito que en vez de disminuirlo lo ha acrecentado. Por supuesto que hay que hacerlo y más todavía, pero al mismo tiempo es urgente que unido a eso todo predicador, ministerio y movimiento, incorpore de una manera u otra la “Defensa de la fe”(Apologética) como un elemento integrante que le dé mas identidad a ellos mismos y a todos los que reciban la bendición de invitarlos y recibirlos.



Conclusión

Toda acción que se quiera realizar con seriedad y objetividad necesita dejar fuera los “mitos” que giran a su alrededor. En el caso del proselitismo y crecimiento de las sectas es necesario poner en su justa dimensión lo que hay realmente de cierto y sacar fuera las exageraciones que se van creando.

Es tiempo de luchar por cada una de las ovejas que el Señor Jesucristo nos ha encomendado, incluyendo a las más débiles; de no ver la culpa principal en un poder económico extranjero poniendonos a servir en serio al pueblo de Dios y al mismo tiempo hay que predicar el Kerigma pero unido a una catequesis y a una Nueva Apologética ue le en solidez a la fe.



De nosotros depende el futuro y la historia dirá lo que nosotros hagamos en este presente reto a enfrentar. Es tiempo de luchar con todos los medios posibles por la unidad para hacer efectiva la promesa de Jesucristo: Ni los poderes del infierno la podrán vencer. Mt 16,18 Que lloren otros, pero nosotros no. Nosotros somos mas que victoriosos en Cristo Jesús.

“Si Dios esta con nosotros, nadie puede contra nosotros” Rom 8,35

 

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR