BUSQUEDA / BUSCAR

ULTIMA ENTREVISTA A LA MADRE TERESA INFORMACION SOBRE MADRE TERESA

Madre Teresa Calcuta.ULTIMA ENTREVISTA A LA MADRE TERESA

La concedió a la revista brasileña misionera «Sem Fronteras». He aquí algunos pasajes que transmitió la agencia Zenit:

—¿Cuántas son las Misioneras de la Caridad?
—Teresa de Calcuta: Tenemos 3.604 hermanas que han pronunciado los votos religiosos, 411 novicias y 260 aspirantes a religiosas. Estamos esparcidas en 119 países. Hoy disponemos de 560 tabernáculos o casas.

—¿Por qué los llaman «tabernáculos»?
—Teresa de Calcuta: Porque Jesús está presente en estas casas. Son casas de Jesús. Nuestra congregación quiere contribuir a que las personas puedan saciar su sed de Jesús. Con ello tratamos de rescatar y santificar a los más pobres de los pobres. Pronunciamos los votos de castidad, pobreza y obediencia. Pero hemos recibido, además, la autorización especial para hacer un cuarto voto: ponernos al servicio de los más pobres de los pobres.

—Usted suele afirmar que no hay amor sin sufrimiento.
—Teresa de Calcuta: Sí, el verdadero amor hace sufrir. Cada vida y cada relación familiar tienen que ser vividas honestamente. Esto presupone muchos sacrificios y mucho amor. Pero, al mismo tiempo, estos sufrimientos se ven acompañados siempre por un gran sentido de paz. Cuando en una casa reina la paz, allí se encuentran también la alegría, la unión y el amor.

—Su congregación ha abierto casas para enfermos de SIDA en diferentes partes del mundo…
—Teresa de Calcuta: Hasta hace algunos años, algunas personas llegaban incluso a suicidarse cuando recibían la noticia de que estaban enfermos de SIDA. Hoy ni un enfermo muere en la desesperación y en la angustia en nuestras casas. Todos, incluidos los no católicos, mueren en la paz del Señor. ¿No cree que esto es maravilloso?

—Las reglas de su congregación indican que el trabajo por los pobres ha de realizarse tanto «en la esfera espiritual como en la material». ¿Qué entiende por pobreza espiritual?
—Teresa de Calcuta: Los pobres espirituales son los que todavía no han descubierto a Jesús o los que se han separado de Él a causa del pecado. Los que viven en la calle también tienen necesidad de ser ayudados en este sentido. Por otra parte, me hace muy feliz el constatar que, en nuestro mundo, podemos contar también con la ayuda de gente bien asentada, a quienes ofrecemos la oportunidad de hacer una obra buena por Dios.

—¿Reciben ayuda también de personas de otras religiones?
—Teresa de Calcuta: Sí, de musulmanes, de hindúes, de budistas y de muchos otros. Hace unos meses, un grupo de budistas japoneses vino a hablar conmigo sobre espiritualidad. Les dije que ayunamos todos los primeros viernes de mes y que el dinero que ahorramos lo destinamos a los pobres. Cuando regresaron a su país, pidieron a las familias y a las comunidades budistas que hicieran lo mismo. El dinero que recogieron nos ha permitido construir el primer piso de nuestro centro «Shanti Dan» («Don de Paz») para las muchachas que se encuentran en la cárcel. Más de cien muchachas han salido ya de prisión.

—Quienes la critican aseguran que su único objetivo es convertir a los que no son cristianos…
—Teresa de Calcuta: Nadie puede forzar o imponer la conversión: tiene lugar sólo por la gracia de Dios. La mejor conversión consiste en ayudar a las personas a amarse unas a otras. Nosotros, que somos pecadores, hemos sido creados para ser hijos de Dios y tenemos que ayudarnos mutuamente para estar lo más cerca posible de Él. Todos nosotros hemos sido llamados a amarle.

—Usted dice que sus hermanas no son asistentes sociales.
—Teresa de Calcuta: Somos contemplativas, pues «rezamos» nuestro trabajo. Desempeñamos un trabajo social, pero somos mujeres consagradas a Dios en el mundo de hoy. Hemos confiado nuestra vida a Jesús, como Jesús nos ha dado su vida en la Eucaristía. El trabajo que realizamos es importante, pero lo importante no es la persona que hace ese trabajo. Hacemos esto por Jesucristo, porque lo amamos. No somos capaces de hacer todo. De todos modos, yo rezo siempre por todos los que se preocupan por las necesidades y miserias de los pueblos. Muchas personas ricas se han unido a nuestra acción. Personalmente no tenemos nada. Vivimos de la caridad y por la caridad.

—Y de la Providencia…
—Teresa de Calcuta: Tenemos que afrontar siempre necesidades imprevistas. Dios es infinitamente bueno. Siempre se preocupa de nosotras.

—¿Por qué entran tantas jóvenes en su congregación?
—Teresa de Calcuta: Creo que aprecian nuestra vida de oración. Rezamos cuatro horas al día. Además, ven lo que hacemos por los pobres. No es que sean trabajos importantes o impresionantes. Lo que hacemos es muy discreto, pero nosotros lo hacemos por los más pequeños.

—Usted es una persona muy conocida. ¿No se cansa nunca de ver a tanta gente, de las fotografías…?
—Teresa de Calcuta: Considero que es un sacrificio, pero también una bendición para la sociedad. Dios y yo hemos hecho un pacto: le he dicho «por cada foto que me hacen, Tú encárgate de liberar a un alma del Purgatorio…». —Entre sonrisas, añade—. Creo que a este ritmo, dentro de poco se va a vaciar el Purgatorio.

—¿Qué mensaje le gustaría dejarnos?
—Teresa de Calcuta: Amaos los unos a los otros, como Jesús os ama. No tengo nada que añadir al mensaje que Jesús nos dejó. Para poder amar hay que tener un corazón puro y rezar. El fruto de la oración es la profundización en la fe. El fruto de la fe es el amor. Y el fruto del amor es el servicio al prójimo. Esto nos trae la paz


SU MUERTE CAUSA DUELO UNIVERSAL

La Madre Teresa de Calcuta murió el 5 de Septiembre de un paro cardiaco en la casa madre de su comunidad en Calcuta, India a la edad de 87 años. Era primer viernes. Recibió un entierro con todos los honores de estado el 13 de Septiembre, 80ta aniversario de la penúltima aparición de Fátima a quien ella tenia gran devoción. El 10 de Septiembre de 1997 se cumplían 51 años del viaje en tren en el que contemplo a los pobres de la India y escucho la voz del Señor llamándole a entregarse a ellos.

Algunos comentarios ante su muerte:

Pésame del Papa a la superiora general de las Misioneras de la Caridad:

Profundamente conmovido por la noticia de la muerte de la madre Teresa,me uno a usted y a toda la familia de las Misioneras de la Caridad, encomendando el alma de vuestra fundadora al amor eterno de nuestro Padre celestial. Elevo una ferviente acción de gracias a Dios, que nos dio a esta mujer de fe inquebrantable como un don a la Iglesia y al mundo para recordarnos a todos la supremacía del amor evangélico, especialmente cundo se expresa a través del servicio humilde a los últimos de nuestros hermanos y hermanas. Como en el recuerdo de la extraordinaria visión espiritual de la madre Teresa, su amor atento y abnegado a Jesús en cada persona, su respeto absoluto del valor de toda vida humana y su valentía para afrontar desafíos tan numerosos, inspire a sus hijas e hijos espirituales a fin de que prosigan su misión mediante su consagración religiosa y a través de la solicitud gozosa e incondicional por los más pobres de los pobres. Como prenda de fuerza y consuelo, imparto de corazón mi bendición apostólica a todos los que lloran su muerte, con la esperanza de la resurrección. -Joannes Paulus PP. II

Cardenal Joseph Ratzinger: «se espera que el proceso de beatificación de la Madre Teresa pueda desarrollarse en un breve plazo, compatible con las dispensas del Pontífice»

Cardenal Angelo Sodano, secretario del Estado Vaticano, quien preside los funerales: «Una mujer de gran fe, que vivió amando a los pobres». «el Papa Juan Pablo II ha amado mucho a esta heroína de los tiempos modernos, siempre estuvieron en sintonía».

Madre Angélica de EWTN: "sabemos que el mundo esta en duelo por la muerte de esta gran religiosa que ha sido testigo del amor a Dios y al hermano. Todos nosotros en este día re-examinemos nuestro compromiso de servir a Nuestro Señor Jesucristo.... Estoy segura que la Madre Teresa quisiera que nos unamos en oración para acabar con la enfermedad, el hambre, la guerra y la perdida de dignidad de la familia."

Que el Señor la reciba en el cielo, que su ejemplo siga brillando en nuestros corazones. Unámonos en oración por la Madre Teresa y por las Misioneras de la Caridad para que su misión continúe siendo luz para el mundo.


El Rosario de Madre Teresa
-Enviado por Heather.

Jim Castle estaba muy cansado esa noche del 1981 cuando abordo su avión en Cincinnati, Ohio. El empresario de 45 anos de edad había completado una semana entera de reuniones y seminarios; ahora se sentaba agradecido en su asiento listo para el vuelo de regreso a casa en Kansas City, Kansas.

Entre mas pasajeros abordaban el vuelo, el lugar resonaba con las conversaciones y el ruido producido por el equipaje que estaba siendo guardado. De pronto todo el mundo callo. Todos se movían calladamente por el pasillo como un velorio invisible detrás de un barco. Jim levanto su cabeza para mirar a ver que sucedía, y quedo boquiabierto. Por el pasillo caminaban dos monjas vestida con sus hábitos blanco y azul. El reconoció el rostro de una de ellas inmediatamente., su piel arrugada, su calida mirada. Era un rostro el cual había visto en las portadas de periódicos y la revista Time.
Las dos monjas se detuvieron, en ese entonces Jim se dio cuenta que su compañera de asiento seria Madre Teresa!

Mientras los dos últimos pasajeros se acomodaban Madre Teresa y su compañera sacaron el rosario. Cada cuenta del rosario era de diferente color; Jim se dio cuenta. Cada década representaba diferentes partes del mundo, la Madre Teresa luego le dijo, y añadió, "yo oro por los pobres y los moribundos en el continente." Mientras el avión despegaba las dos mujeres
comenzaron a rezar en voz baja.

A pesar que Jim no se consideraba ser un Católico muy religioso, pues iba a la iglesia mayormente por habito, inexplicablemente se encontró unido en oración a ellas. A la vez que oraron la ultima oración el avión alcanzaba la altitud de vuelo. Madre Teresa entonces se voltió hacia el. Por primera vez en su vida Jim comprendió a la gente que hablaba de personas que poseían un "aura". Mientras ella lo miraba, un sentir de paz lo envolvía; no podía verlo como tampoco podía ver el viento, pero lo podía sentir, tan seguro como podía sentir la brisa calida del verano. "Joven", le pregunto ella, rezas el rosario a menudo? "No, en verdad no". Le tomo su mano mientras sus ojos estaban fijos en el . Luego se sonrió. "Bueno, ahora si lo rezarás." Le dejo entonces caer su rosario sobre su mano. Una hora mas
tarde, Jim entraba en el aeropuerto de Kansas City donde lo aguardaba su esposa.

Jim le contó de su encuentro. Manejando hacia casa, le dijo, "siento que he conocido a un verdadero instrumento de Dios." Nueve meses mas tarde Jim y Ruth visitaron a Connie, una amiga de varios años atrás. Connie les confesó que tenía cáncer del ovario. "El doctor dice que es un caso muy difícil pero voy a luchar contra el. No me daré por vencida." Jim buscó en su bolsillo y saco el rosario de Madre Teresa envolviéndolo así entre sus dedos. Le contó la historia y le dijo: "mantenlo contigo Connie," puede ayudarte. A pesar que Connie no era Católica, con toda aceptación, acogió las cuentas plásticas del rosario entre sus manos. "Gracias," le dijo en voz baja. "Espero poder devolvértelo." Paso mas de un año antes que Jim volviera a ver a Connie. Esta vez, tenia el rostro radiante. Le entregó el rosario, dicendo: "lo he tenido conmigo todo el año. Tuve cirugía y he estado recibiendo tratamiento de quimioterapia también. El mes pasado, los médicos volvieron a hacerme una segunda cirugía para mirar, y el tumor ha desaparecido. Completamente! " Sus ojos se encontraron con los de Jim. "Ya sabía entonces que era el momento de devolverte el rosario." En el otoño del año 1987, la hermana de Ruth, Liz, entro en una depresión muy profunda después de su divorcio. Le preguntó a Jim si podía prestarle su rosario, y cuando el se lo envió, ella lo colgó en el espaldar de su cama dentro de una bolsita e terciopelo. En las noches lo sostenía. "Me sentía tan sola y tan temerosa," decía ella, "mas
sin embargo cuando sostenía el rosario, me sentía sostener una mano amorosa."

Gradualmente, Liz volvió a construir su vida, y le devolvió entonces su rosario. "Alguien mas puede necesitarlo", le dijo. Entonces, una noche del 1988, una extraña llamo por teléfono a Ruth. Había escuchado lo de el rosario por medio de una vecina, quería tomarlo prestado para llevarlo al hospital donde su mama yacía en una coma. La familia esperaba que el rosario le ayudara a su mama morir en paz. Pocos días después la mujer devolvió el rosario. "La enfermera me dijo que una paciente de coma aun puede escuchar," le dijo, "entonces le expliqué a mi mama que tenía el rosario de Madre
Teresa y cuando se lo entregara a ella podía dejarse ir; mientras sostenía el rosario en sus manos. De inmediato, vimos su rostro relajarse. "Todas la líneas de su cara parecían suavizarse hasta verse en paz, y mas joven." La voz de la mujer se sobrecogió. "Breves minutos después ya había fallecido."
Fervientemente sostuvo las manos de Ruth. "Gracias".

Algunos se preguntarán, ¿A caso hay algún poder especial en el rosario de la Madre Teresa?. Es un rosario de plástico sin valor material. El poder está en la fe que comunican las personas santas. Nos ayudan a encontrarnos con Dios. En realidad Dios desea que todos seamos santos y pasemos por la vida inspirando esa misma fe. Jim solamente sabe que llegan peticiones inesperadas. El siempre pide, cuando presta el rosario: "cuando termines de necesitarlo, revuélvemelo, alguien mas puede necesitarlo."

La propia vida de Jim ha cambiado, desde su inesperado encuentro en el avión. Pensando que la Madre Teresa lleva consigo todo cuanto posee en una bolsita pequeña, hizo un esfuerzo de simplificar su propia vida. Jim dice ahora, "trato de recordarme lo que en verdad es importante - no el dinero, ni títulos, ni posesiones, sino como amamos a los demás."

 

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR