BUSQUEDA / BUSCAR

Preguntas sobre el credo informacion gratis sobre oracion religiosas

El Credo

(del Catecismo Mayor de San Pío X)

1. ¿Cuántos son los artículos del CREDO?

Los artículos del Credo son doce.

2. Decidlos.

1.º Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

2.º Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

3.º Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo: nació de Santa María Virgen.

4.º Padeció bajo el poder de Poncio Pilato: fue crucificado, muerto y sepultado.

5.º Descendió a los infiernos: al tercer día resucitó de entre los muertos.

6.º Subió a los cielos: está sentado a la diestra de Dios Padre.

7.º Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

8.º Creo en el Espíritu Santo.

9.º En la Santa Iglesia Católica: la Comunión de los Santos.

10.º El perdón de los pecados.

11.º La resurrección de los muertos.

12.º Y la vida eterna. Amén.

3. ¿Que nos enseña el primer artículo: CREO EN DIOS PADRE TODOPODEROSO, CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA?

El primer artículo del Credo nos enseña que hay un solo Dios; que es todopoderoso, que creó el cielo y la tierra y todo lo que en el cielo y en la tierra se contiene.

4. ¿Fue creado el mundo por el Padre solamente?

El mundo fue creado igualmente por las tres divinas Personas, porque todo cuanto hace una Persona respecto a las criaturas, lo hacen con el mismo acto las otras dos.

5. ¿Por qué, pues, la creación se atribuye particularmente al Padre?

La creación se atribuye particularmente al Padre porque es efecto de la divina omnipotencia; la cual se atribuye especialmente al Padre, como la sabiduría al Hijo y la bondad al Espíritu Santo, aunque las tres divinas Personas tienen la misma omnipotencia, sabiduría y bondad.

6. ¿Que nos enseña el segundo artículo: CREO EN JESUCRISTO, SU ÚNICO HIJO, NUESTRO SEÑOR?

El segundo artículo del Credo nos enseña que el Hijo de Dios es la segunda Persona de la Santísima Trinidad: que es Dios eterno, omnipotente, Creador y Señor como el Padre, que se hizo hombre para salvarnos, y que el Hijo de Dios hecho hombre se llama Jesucristo.

7. ¿Que nos enseña el tercer artículo: QUE FUE CONCEBIDO POR OBRA Y GRACIA DEL ESPÍRITU SANTO: NACIÓ DE SANTA MARÍA VIRGEN?

El tercer artículo del Credo nos enseña que el Hijo de Dios tomó cuerpo y alma, como tenemos nosotros, en las purísimas entrañas de María Virgen, por obra del Espíritu Santo, y que nació de esta Virgen.

8. El Hijo de Dios, al hacerse hombre, ¿dejó de ser Dios?

No, señor; el Hijo de Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios.

9. ¿Luego Jesucristo es Dios y hombre juntamente?

Si, señor; el Hijo de Dios encarnado, esto es, Jesucristo, es Dios y hombre juntamente, perfecto Dios y perfecto hombre.

10. ¿Luego en Jesucristo hay dos naturalezas?

Si, señor; en Jesucristo, que es Dios y hombre, hay dos naturalezas: la divina y la humana.

11. ¿Hay también en Jesucristo dos personas, la divina y la humana?

No, señor; en el Hijo de Dios hecho hombre no hay más que una Persona, y ésta es la divina.

12. ¿Cuantas voluntades hay en Jesucristo?

En Jesucristo hay dos voluntades: la una divina y la otra humana.

13. ¿Son una misma Persona el Hijo de Dios y el Hijo de María?

El Hijo de Dios y el Hijo de María son una misma Persona, esto es, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.

14. ¿Es la Virgen María Madre de Dios?

Si, señor; la Virgen María es Madre de Dios, porque es Madre de Jesucristo, que es verdadero Dios.

15. ¿De qué manera vino a ser María Madre de Jesucristo?

María vino a ser Madre de Jesucristo únicamente por obra y gracia del Espíritu Santo.

16. ¿Es de fe que María fue siempre Virgen?

Si, señor; es de fe que María Santísima fue siempre Virgen, y es llamada la Virgen por excelencia.

17. ¿Qué nos enseña el artículo cuarto: PADECIÓ BAJO EL PODER DE PONCIO PILATO: FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO?

El cuarto artículo del Credo nos enseña que Jesucristo, para redimir al mundo con su sangre preciosa, padeció bajo Poncio Pilato, murió en la Cruz y fue sepultado.

18. ¿Que expresa la palabra padeció?

La palabra padeció expresa todas las penas que Jesucristo sufrió en su pasión.

19. ¿Padeció Jesucristo en cuanto Dios o en cuanto hombre?

Jesucristo padeció en cuanto hombre, porque en cuanto Dios no podía padecer ni morir.

20. ¿Qué hizo Jesucristo en la Cruz?

Jesucristo en la Cruz rogó por sus enemigos; dio su misma Madre, María Santísima, por madre a su discípulo San Juan, y en él a todos nosotros; ofreció su muerte en sacrificio y satisfizo a la justicia de Dios por los pecados de los hombres.

21. ¿Por quién murió Jesucristo?

Jesucristo murió por la salvación de todos los hombres y por todos ellos satisfizo.

22. Si Jesucristo murió por todos los hombres, ¿por qué no todos se salvan?

Jesucristo murió por todos; pero no todos se salvan, porque o no le quieren reconocer o no guardan su ley, o no se valen de los medios de santificación que nos dejó.

23. ¿Basta para salvarnos que Jesucristo haya muerto por nosotros?

Para salvarnos no basta que Jesucristo haya muerto por nosotros, sino que es necesario aplicar a cada uno el fruto y los méritos de su pasión y muerte, lo que se hace principalmente por medio de los sacramentos instituidos a este fin por el mismo Jesucristo, y como muchos no reciben los sacramentos, o no los reciben bien, por esto hacen para sí mismos inútil la muerte de Jesucristo.

24. Qué nos enseña el quinto artículo: DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS: AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS?

El quinto artículo del Credo nos enseña: que el alma de Jesucristo, separada ya del cuerpo, fue al Limbo de los Santos Padres y que al tercer día se unió de nuevo a su cuerpo para no separarse jamás.

25. ¿Qué nos enseña el sexto artículo: SUBIÓ A LOS CIELOS: ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS PADRE?

El sexto artículo del Credo nos enseña que Jesucristo, cuarenta días después de su resurrección, subió por sí mismo al cielo en presencia de sus discípulos, y que, siendo como Dios igual al Padre en la gloria, fue como hombre ensalzado sobre todos los Ángeles y Santos y constituido Señor de todas las cosas.

26. ¿Por qué se dice de Jesucristo que subió a los cielos y de su Madre Santísima que fue asunta?

Dícese de Jesucristo que subió a los cielos y de su Madre Santísima que fue asunta, porque Jesucristo, por ser Hombre-Dios, subió al cielo por su propia virtud, pero su Madre, como era criatura, aunque la más digna de todas, subió al cielo por la virtud de Dios.

27. Explicadme las palabras: ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS PADRE.

La palabra está sentado significa la eterna y pacífica posesión que Jesucristo tiene de su gloria, y la expresión a la diestra de Dios Padre quiere decir que ocupa el puesto de honor sobre todas las criaturas.

28. ¿Qué nos enseña el séptimo artículo: DESDE ALLÍ HA DE VENIR A JUZGAR A LOS VIVOS Y A LOS MUERTOS?

El séptimo artículo del Credo nos enseña que al fin del mundo Jesucristo, lleno de gloria y majestad, vendrá del cielo para juzgar a todos los hombres, buenos y malos, y dar a cada uno el premio o el castigo que hubiere merecido.

29. Si todos, inmediatamente después de la muerte, hemos de ser juzgados por Jesucristo en el juicio particular, ¿por qué todos hemos de ser juzgados en el juicio universal?

Hemos de ser juzgados todos en el juicio universal por varias razones: 1.ª, para gloria de Dios; 2.ª, para gloria de Jesucristo; 3.ª, para gloria de los Santos; 4.ª, para confusión de los malos; 5.ª, finalmente, para que el cuerpo tenga con el alma su sentencia de premio o de castigo.

30. ¿Qué nos enseña el octavo artículo: CREO EN EL ESPÍRITU SANTO?

El octavo artículo del Credo nos enseña que hay Espíritu Santo, tercera Persona de la Santísima Trinidad, que es Dios eterno, infinito, omnipotente, Criador y Señor de todas las cosas, como el Padre y el Hijo.

31. ¿Qué nos enseña el noveno artículo: EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA: LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS?

El noveno artículo del Credo nos enseña que Jesucristo fundó en la tierra una sociedad visible, que se llama Iglesia Católica, y que todos los que forman parte de esta Iglesia están en comunión entre sí.

32. ¿Dónde se hallan los miembros de la Iglesia?

Los miembros de la Iglesia se hallan, parte en el cielo, y forman la Iglesia triunfante; parte en el purgatorio, y forman la Iglesia purgante o paciente, y parte sobre la tierra, y forman la Iglesia militante.

33. ¿Constituyen una sola Iglesia estas diversas partes de la Iglesia?

Si, señor; estas diversas partes de la Iglesia constituyen una misma Iglesia y un solo cuerpo, porque tienen una misma cabeza, que es Jesucristo, un mismo espíritu, que las anima y une entre sí, un mismo fin, que es la bienaventuranza eterna, la cual unos miembros gozan ya y otros la aguardan.

34. ¿A qué parte de la Iglesia se refiere principalmente este noveno artículo del Credo?

Este noveno artículo del Credo se refiere principalmente a la Iglesia militante, que es la Iglesia en que estamos los presentes.

35. ¿Qué nos enseña el noveno artículo del Credo con aquellas palabras: LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS?

Con las palabras: La comunión de los Santos, el noveno artículo del Credo nos enseña que en la Iglesia, por la íntima unión que existe entre todos sus miembros, son comunes los bienes espirituales que le pertenecen, así internos como externos.

36. ¿Cuáles son en la Iglesia los bienes comunes internos?

Los bienes comunes internos en la Iglesia son: la gracia que se recibe en los Sacramentos, la fe, la esperanza, la caridad, los méritos infinitos de Jesucristo, los merecimientos sobreabundantes de la Virgen y de los Santos y el fruto de todas las buenas obras que se hacen en la misma Iglesia.

37. ¿Cuáles son los bienes comunes externos en la Iglesia?

Los bienes externos comunes en la Iglesia son: los Sacramentos, el Santo Sacrificio de la Misa, las públicas oraciones, las funciones religiosas y las demás prácticas exteriores que unen a los fieles entre sí.

38. ¿Entran todos los hijos de la Iglesia en esta comunión de bienes?

En la comunión de los bienes internos entran los cristianos que están en gracia de Dios; pero los que están en pecado mortal no participan de estos bienes.

39. ¿Pueden participar de los bienes externos de la Iglesia los que están en pecado mortal?

Los que están en pecado mortal pueden participar de los bienes externos de la Iglesia, con tal que no estén separados de la Iglesia por la excomunión.

40. ¿Por qué los miembros de esta comunión, tomados en conjunto, se llaman santos?

Los miembros de esta comunión se llaman santos, porque todos son llamados a la santidad y fueron santificados por medio del Bautismo, y muchos de ellos han llegado ya a la perfecta santidad.

41. ¿Se extiende también al cielo y al purgatorio la comunión de los santos?

Si, señor; la comunión de los santos se extiende también al cielo y al purgatorio, porque la caridad une las tres Iglesias: triunfante, purgante y militante; los santos ruegan a Dios por nosotros y por las almas del purgatorio, y nosotros damos honor y gloria a los santos, y podemos aliviar a las almas del purgatorio aplicándoles en sufragio misas, limosnas, indulgencias y otras buenas obras.

42. ¿Qué nos enseña el décimo artículo: EL PERDÓN DE LOS PECADOS?

El décimo artículo del Credo nos enseña que Jesucristo ha dejado a su Iglesia el poder de perdonar los pecados.

43. ¿Puede la Iglesia perdonar toda clase de pecados?

Si, señor; la Iglesia puede perdonar todos los pecados, por muchos y graves que sean, porque Jesucristo le ha dado plena potestad para atar y desatar.

44. ¿Quiénes son los que en la Iglesia ejercen esta potestad de perdonar los pecados?

Los que en la Iglesia ejercen la potestad de perdonar los pecados son, en primer lugar, el Papa, que es el único que posee la plenitud de esta potestad; luego los Obispos y, con dependencia de los Obispos, los sacerdotes.

45. ¿Cómo perdona la Iglesia los pecados?

La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por Él con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia.

46. ¿Qué nos enseña el undécimo artículo: LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS?

El undécimo artículo del Credo nos enseña que todos los hombres resucitarán, volviendo a tomar cada alma el cuerpo que tuvo en esta vida.

47. ¿Cuándo acaecerá la resurrección de los muertos?

La resurrección de los muertos acaecerá al fin del mundo, y entonces seguirá el juicio universal.

48. ¿Resucitarán todos los hombres de la misma manera?

No, señor; sino que habrá grandísima diferencia entre los cuerpos de los escogidos y los cuerpos de los condenados, porque sólo los cuerpos de los escogidos tendrán, a semejanza de Jesucristo resucitado, las dotes de los cuerpos gloriosos.

49. ¿Cuáles son las dotes que adornarán los cuerpos de los escogidos?

Las dotes que adornarán los cuerpos gloriosos de los escogidos son: 1.ª, la impasibilidad, por la que no podrán ya estar sujetos a males y dolores de ningún género, ni a la necesidad de comer, descansar o de otra cosa; 2.ª, la claridad, con la que brillarán como el sol y como otras tantas estrellas; 3.ª, la agilidad, con que podrán trasladarse en un momento y sin fatiga de un lugar a otro, y de la tierra al cielo; 4.ª, la sutileza, con que sin obstáculo alguno podrán penetrar cualquier cuerpo, como lo hizo Jesucristo resucitado.

50. ¿Qué nos enseña el último artículo: Y LA VIDA ETERNA?

El último artículo del Credo nos enseña que, después de la vida presente, hay otra, o eternamente bienaventurada para los escogidos en el cielo o eternamente infeliz para los condenados al infierno.

51. ¿Podemos comprender la bienaventuranza del cielo?

No, señor; no podemos comprender la bienaventuranza de la gloria, porque sobrepuja nuestro limitado entendimiento y porque los bienes del cielo no pueden compararse con los bienes de este mundo.

52. ¿En qué consiste la bienaventuranza de los escogidos?

La bienaventuranza de los escogidos consiste en ver, amar y poseer por siempre a Dios, fuente de todo bien.

53. ¿En qué consiste la infelicidad de los condenados?

La infelicidad de los condenados consiste en ser privados por siempre de la vista de Dios y castigados con eternos tormentos en el infierno.

54. ¿Son únicamente para las almas los bienes del cielo y los males del infierno?

Los bienes del cielo y los males del infierno son ahora únicamente para las almas, porque solamente las almas están ahora en el cielo o en el infierno; pero después de la resurrección, los hombres serán o felices o atormentados para siempre en alma y cuerpo.

55. ¿Serán iguales para los bienaventurados los bienes del cielo y para los condenados los males del infierno?

Los bienes del cielo para los bienaventurados y los males de infierno para los condenados serán iguales en la sustancia y en la duración eterna; más en la medida o en los grados serán mayores o menores, según los méritos o deméritos de cada cual.

56. ¿Que quiere decir la palabra AMÉN al final del Credo?

La palabra Amén al fin de las oraciones significa: Así sea; al fin del Credo significa: Así es, que vale tanto como decir: Creo que es la pura verdad cuanto en estos doce artículos se contiene y estoy más cierto de ello que si lo viese con mis propios ojos.

 

0 comentarios:

. . . . . . . . . .. . . .

 

BUSQUEDA / BUSCAR